•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pedro Martínez Moya y José López Estrada engrosaron este 8 de diciembre las estadísticas de nicaragüenses que quedan en prisión preventiva por traficar con migrantes ilegales procedentes del continente africano.

Moya y López fueron capturados por la Policía la noche del pasado 5 de diciembre cuando transportaban en un camión a 71 migrantes ilegales originario de El Congo. Entre los africanos hay 13 niños; 19 mujeres y 39 hombres.

El camión donde viajaban los extranjeros es utilizado habitualmente para transportar ganado, refiere la acusación presentada por el Ministerio Público en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital

Iban a El Guasaule

Los acusados originarios de Chinandega, tenían como misión llevar a los africanos hasta un punto ciego (sitio no vigilado) del puesto fronterizo de El Guasaule para que otros “coyotes” los guiaran por territorio hondureño  como parte de su periplo por llegar a Estados Unidos.

En la acusación aceptada por la jueza suplente, Lourdes Corea se asegura que los imputados son parte de una red criminal internacional que se dedica al tráfico de migrantes ilegales en Centroamérica.

A petición del Ministerio Público, la judicial ordenó la tramitación compleja del proceso duplicando automáticamente los plazo del mismo y programó audiencia inicial para el próximo 19 de enero.

El grupo delictivo que tendría su centro de operaciones en Costa Rica, también tiene como operarios en Nicaragua a lancheros  de Masachapa y  Cáceres quienes ayudan al ingreso de los migrantes a territorio nacional vía marítima.

La tarde del pasado 7 de diciembre en un hostal capitalino llamado “Dulce Sueño” la Policía encontró 31 migrantes ilegales presumiblemente de origen cubano. Las autoridades no informaron de detenidos.