•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre enero y noviembre de este año, arribaron al país por la vía aérea un total de 10,957 pasajeros extranjeros más que en el mismo período del 2015, según información de la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI).

Esta cifra representa un incremento del 1.85%. En el 2016 de enero a noviembre ingresaron 602,710 extranjeros, mientras que el año pasado, el número fue de 591,753. Con respecto al 2013, el porcentaje se ha multiplicado a este año en 33.5%.

"Estos incrementos son buenos, sin embargo, todavía tenemos limitantes con respecto a la conectividad aérea que se ven reflejadas en los porcentajes de crecimiento, sobre todo con el turismo europeo", expresó Leonardo Torres, presidente de Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Cantur).

Lea además: Volcán Telica, aventura y riesgo para los turistas en Nicaragua

Cantur estima que para este mes se recibirán unos 200,000 turistas en el país, con una generación de divisas por el orden de los US$ 65 millones.

El presidente de Cantur señaló que el 26% de los turistas que ingresan a Nicaragua  provienen de Norteamérica y Canadá, mientras que el  8.5%  proviene de Europa.

Mejor servicio

Agregó que los términos que agilizan el proceso en los aeropuertos son la reducción de la tramitología y la ampliación de las ventanillas de migración.

"Hemos mejorado totalmente, ya  se eliminó la tramitación de dos o tres documentos, ahora solo estamos a nivel de un formato que es el de aduanas, hemos estado trabajando también en las ventanillas de migración, ahora existen nueve, además estamos en proyectos de ampliación de la pista aérea", señaló Torres.

A lo largo de este año, el sector público y privado ha sostenido diferentes encuentros para analizar cómo mejorar el servicio en las terminales aéreas del país. Una de las medidas fue la atención 24 horas en el aeropuerto de Managua.

Esta semana, José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) anunció que desde el 1 de diciembre fue suspendida una alerta de viajes que Estados Unidos había emitido hace unas semanas.