Tania Narváez
  •   Diriamba, Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los comerciantes de pólvora de Diriamba, se han mostrado preocupados por los altos impuestos y tarifas de arrendamiento que debieron pagar este año para poder vender sus productos durante esta época.

Johana Rodríguez, quien desde hace más de diez años se dedica a este negocio, explicó que ella y otros cuatro miembros de su familia tuvieron que pagar US$300 cada uno en concepto de alquiler de un terreno de tres por tres metros, además de C$500 a la alcaldía municipal en impuestos para esta temporada.

"Nosotros deberíamos tener un lugar específico donde tengamos la oportunidad de vender, sin tener que pagar alquiler,  porque invertimos demasiado dinero en la pólvora y hay momentos en que solo nos queda para pagar y la ganancia queda guardada en bodegas", aclaró la comerciante.

Solo en productos, Rodríguez invirtió C$100,000, además de dos barriles, un extinguidor y carteles alusivos a la prohibición de fumar en los alrededores del local.

El puesto de Rodríguez está ubicado en el costado sur del mercado municipal de Diriamba, sobre la carretera Panamericana.

Los únicos

En tanto, Sergio Galán, también vendedor de la zona, expresó que como “pequeños comerciantes, hacemos sacrificios cada año para vender la pólvora. Somos los únicos en este mercado, la gente no se anima a vender este producto porque se invierte demasiado dinero, no hay un lugar específico para comercializar, los impuestos son caros y los alquileres peores”.  

En el resto del año, Rodríguez y Galán con  su familia se dedican a la venta de refrescos naturales en el mercado de la ciudad.