•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente Daniel Ortega Saavedra  destacó anoche en el acto de graduación de damas y caballeros cadetes del Ejército de Nicaragua que en el “país no existe el pago de impuestos a los delincuentes”, como ocurre en otras naciones de Centroamérica.

La extorsión ejercida por las maras en países como El Salvador, Honduras o Guatemala ha sido denunciada por los sectores empresariales y sociales, pero esa es una práctica “que en Nicaragua no existe, diferente a otros países donde un trabajador humilde se ve obligado a pagar impuestos a los delincuentes”, reiteró Ortega. 

El mandatario señaló que “este tipo de delincuentes fueron importados de Estados Unidos, pues tuvieron origen en jóvenes migrantes que se incorporaron a pandillas en Estados Unidos y luego fueron deportados a sus países de origen”. 

Lea: Las maras, un obstáculo para el desarrollo de CA

“Desgraciadamente pueblos hermanos en Centroamérica recibieron a estos muchachos, después de haber sido parte de las pandillas, de haber estado encarcelados, de haber aprendido lo último en criminalidad, regresaron a sus países a poner en práctica el crimen contra sus mismos hermanos”, agregó. 

En cambio, “Nicaragua está calificada como uno de los países más seguros de la región y del planeta y con el presupuesto más pequeño que puedan tener la Policía y el Ejército. En Centroamérica el presupuesto más pequeño de la Policía y el Ejército es el de Nicaragua”, dijo el mandatario.

La lucha contra el crimen organizado y las maras demandan “un compromiso con el bienestar y desarrollo del país”, recalcó Ortega a los 86 nuevos oficiales, entre los que se encuentraban nueve mujeres, que finalizaron su preparación en el Centro Superior de Estudios Militares “General José Dolores Estrada”. 

La carrera militar “demanda de un compromiso supremo con las familias nicaragüenses, con los campesinos, con los trabajadores, con los técnicos, con los profesionales, con los empresarios, pequeños, medianos y grandes”, reiteró.

El presidente enfatizó que la labor de los oficiales del Ejército y la Policía es la que permite “que las familias pueden trabajar en estabilidad, seguridad y tranquilidad. Las carreras de militar y policía son las únicas dos donde se asume el compromiso de dar la vida”.