Josué Garay
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el objetivo de compartir conocimientos en cuanto a "las nuevas tendencias en diseño sísmico de estructuras”, un grupo de expertos de México, Panamá, Cuba y Nicaragua participó ayer en el I Congreso Nicaragüense de Ingeniería Sísmica, a propósito de que el país cumplirá 44 años del fuerte terremoto ocurrido la noche del 23 de diciembre de 1972.

Ante la construcción de edificios de oficina que buscan dar una nueva imagen a Managua, el doctor Ramiro Vargas, director del Centro Experimental de Ingeniería de la Universidad Tecnológica de Panamá, aseguró durante el encuentro que al realizar grandes construcciones las empresas deben apegarse a las normativas, tomar en cuenta el control de calidad y que los materiales sean antisísmicos. 

A criterio de Vargas, desde 1990 en Panamá han proliferado edificaciones de 60 pisos a más, “pero esto representa desafíos en cuanto a diseño, en cuanto a los procedimientos de aprobación de los planos, aprobación de los procesos y de la construcción misma”.

“Las edificaciones deben contar con una adecuada inspección. No tanto que si el desarrollo es horizontal o vertical, se trata de hacer las cosas bien. Desde su cimentación, su base, los detalles y el material, porque así será que la estructura se sostenga ante un sismo, un tsunami o huracán”, puntualizó Vargas. 

LA VERTICALIDAD 

Desde el evento telúrico de 1972, Managua se ha desarrollado “de manera lenta” con estructuras verticales, siendo esta una de las principales opciones para densificar la ciudad y aliviar los costos de los servicios básicos, los problemas del tráfico y optimizar el uso de terrenos, según Héctor Lacayo, presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur).

“Hasta el momento solo contamos con edificios de 13 pisos. Aunque tenemos solicitudes  para cimentar estructuras para oficinas de hasta 20 pisos. Estas solicitudes las estamos valorando para que podamos densificar la ciudad, y eso también es lo que se está viendo en este tipo de congresos”, dijo ayer Lacayo. El subdirector del Instituto de Geología y Geofísica (IGG-Cigeo), Edwin Obando, resaltó la importancia de que los ingenieros y arquitectos nicaragüenses conozcan "las nuevas tendencias en diseño sísmico de estructuras. Es obvio que nosotros no podemos controlar el nivel de sismicidad que hay en el país, pero sí podemos procurar construcciones apropiadas".

DÉFICIT DE VIVIENDAS

El presidente de Cadur manifestó que  “el déficit habitacional que tenemos es de 350,000 viviendas. Pero nosotros estamos contribuyendo con más de cuatro mil viviendas año con año”. Añade que “la idea es incrementar esa colocación de viviendas entre el sector público y privado. El Gobierno también está colaborando con aproximadamente cuatro mil viviendas más. Pero sí, sabemos que hay que seguir creciendo".