•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un nuevo informe publicado esta semana por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa a Nicaragua como uno de los países de la región con un incremento en los casos de malaria. 

La OMS indica en su Informe Mundial sobre el Paludismo 2015 que en los últimos cinco años el número de casos pasó de 1,400 a 4,600.

El epidemiólogo Leonel Argüello Yrigoyen expresó que esta enfermedad “está controlada, pero no está eliminada. En Nicaragua tenemos todavía casos, pero básicamente está más concentrada en el Caribe”.

El experto señala que en los departamentos del Pacífico nicaragüense se han hecho algunos diagnósticos, pero estos son en su mayoría de personas que estuvieron en alguna de las regiones del Caribe. 

Aclaró que en los últimos años ha habido un incremento de casos en el Caribe Norte y un poco menos en el Caribe Sur. Sin embargo, lamentó que no hay información oficial al respecto. 

Casi libres

“Nicaragua estaba en la etapa de eliminación de la malaria, eso significa que el Minsa tenía que presentar los datos a la Organización Panamericana de la Salud para ir a hacer un plan de eliminación”, explicó Argüello Yrigoyen. 

De acuerdo con declaraciones de Martha Reyes, directora de prevención de enfermedades del Ministerio de Salud (Minsa), ofrecidas a El 19 Digital en 2013, se esperaba que para el año 2020 este padecimiento fuera erradicado. “En el año 2000 iniciamos con un total de 23,878 casos, al año 2013 llevamos acumulados 1,194, ha habido un esfuerzo y plan integral para abordar de forma coordinada con las diferentes instancias, instituciones y la comunidad, la disminución de la malaria y poder definir que para el año 2020 tengamos ya eliminación de la malaria y poder certificar que nuestro país está libre de malaria en el año 2025”, manifestó entonces la funcionaria.

Lea: El inusual olor que aleja al mosquito que transmite la malaria

¿Qué es la malaria?

La malaria es una enfermedad transmitida por la picadura del mosquito 'Anopheles', vector del parásito 'plasmodium' que causa los síntomas de fiebre, escalofríos y sudoración excesiva. Estos aparecen entre 10 y 15 días después de la infección.

Para controlarla, Argüello Yrigoyen considera que lo más importante es el diagnóstico, pues de esa forma puede darse seguimiento tanto al paciente como a su entorno.  Asimismo, recordó que los pacientes deben completar el tratamiento en lugar de dejarlo al percibir una mejoría.