•  |
  •  |
  • END

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, reaccionó ayer a la solicitud pública de investigar a los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada, hecha por la mamá de la joven Doris Ivania Jiménez, violada y asesinada atrozmente el 21 de noviembre de 2006.

“No podemos investigar un fallo del Poder Judicial, no obstante, si esta señora o cualquier persona tiene hechos concretos que pretendan que nosotros ampliemos o hagamos una investigación específica, pues sí lo vamos a hacer, pero en el caso concreto de una sentencia no es competencia de la Policía Nacional”, dijo.

Mercedes Alvarado, madre de la joven de San Juan del Sur asesinada, tras conocer la resolución del Tribunal de Apelaciones de Granada, la que revoca la sentencia a 30 años de prisión en contra de Erick Stanley Volz, denunció públicamente que en esa decisión de los magistrado había dinero de por medio.

No pueden refutar sentencia

“Yo les repito: nosotros como Policía Nacional no estamos facultados para investigar lo que haga el Tribunal de Apelaciones, ni para ir en contra de una sentencia que tiene toda la validez legal”, expresó Granera.

Sin embargo, dejó entrever su preocupación sobre estos fallos: “Bueno, sí, nos preocupa en el sentido de que debemos tener cada vez mejores relaciones, mejor coordinación y comunicación los distintos componentes del sistema judicial en Nicaragua, y nosotros lo hacemos a través de la comisión interinstitucional, creo que debemos hacerlo y podemos hacerlo cada vez mejor”.

Precisamente, Granera respondió a las preguntas de los periodistas de los medios de comunicación que asistieron al lanzamiento de la campaña denominada: “Un hogar no se construye con violencia. Dale Amor a tu familia”, donde se conoció que 67 mil 491 mujeres fueron víctimas de violencia en 2007, lo que equivale a un incremento del 36 por ciento, en relación con 2006.

La Policía Nacional hizo su trabajo en este caso, la responsabilidad que nos correspondía, si ya otro eslabón del sistema judicial considera que no fue así, o tiene otro fallo, y lo da, nosotros tenemos que acatarlo, porque tiene otra facultad el Tribunal de Apelaciones para emitir el juicio.

No están comprometidos

“Lo cual no quiere decir que nosotros estemos comprometidos, seguiremos trabajando para evitar cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres, como ustedes lo han visto a través de la campaña de prevención”, dijo.

“Creo que nosotros tenemos que caminar en el mismo camino, que es mejorar los niveles de seguridad. Mejorar el acceso a la justicia de los y las nicaragüenses, creo que estamos trabajando en esos caminos, que la comisión interinstitucional nos permite mejorar las coordinaciones entre los distintos eslabones que conformamos el sistema judicial, y tenemos que mejorar las coordinaciones entre todos.

“De las denuncias que pusieron las 70 mil mujeres que llegaron durante 2007 a nuestras Comisarías de la Mujer, 10 mil 200 constituían delitos, y nosotros como Policía las trasladamos a las diferente instancias del Poder Judicial”, sostuvo.

Luego aseguró que así lo seguirán haciendo con cualquier tipo de delito que ocurra en el país, pero aclaró que si ya en otras instancias se produce alguna otra situación, no es responsabilidad de la Policía.

En ese sentido recordó que la Policía, en el caso de Doris Ivania, hizo su trabajo recolectando pruebas y evidencias, las que a su vez fueron presentadas por la Fiscalía. “No obstante, nosotros tenemos que acatar y respetar un fallo del Poder Judicial”, reiteró.

Indignación de Procuradora de la Mujer

Por su parte, la procuradora especial de la Mujer, Débora Grandison, se mostró indignada con la liberación de Erick Stanley Volz, porque quedó en evidencia que el pobre es el que “muerde el leño” en este país, dado que a Julio Martín Chamorro le confirmaron la sentencia de los 30 años de prisión.

“Esperamos que en casación se pueda revertir ese fallo a favor de Ivania, y por todas las Ivanias que ha habido en Nicaragua, porque son muchas las mujeres que han sido asesinadas por parte de sus compañeros y sigue impune el delito”, señaló.