• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las costas del Pacífico de Nicaragua fueron sacudidas ayer por dos sismos de magnitudes 4.6 y 4.2 en la escala abierta de Richter, en ambos casos no se registraron víctimas mortales ni daños materiales, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El primer temblor de magnitud 4.6 ocurrió a las 11:52 de la madrugada, a 24.2 kilómetros de profundidad, su epicentro se localizó a 44 kilómetros al suroeste de los balnearios Poneloya y Las Peñitas, en el departamento de León.

Mientras que el segundo sismo de magnitud 4.2 ocurrió a las 07:01 de la mañana a 6.9 kilómetros de profundidad, su epicentro se localizó cerca del municipio de El Sauce, en León, a 177 kilómetros al noroeste de Managua.

El Ineter explicó en la nota de prensa que el sismo más fuerte fue causado por el choque entre las placas Cocos y Caribe, y el segundo por fallamiento local.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, aseguró ayer en su intervención de mediodía que "hemos tenido sismos desde el amanecer. Cuatro en nuestro territorio, pero hubo dos que se sintieron fuerte”.

Te interesa: 2016: año de constantes riesgos naturales

Dos fuertes

Murillo detalló que también se “registraron sismos en Puerto Morazán de 2.1 grados. Otro al sureste de Jiquilillo, con una magnitud de 3.5 grados, hoy (ayer) a las 7:50”. A su vez, comentó que “se produjo un sismo grande en Guatemala, magnitud 5 grados al norte de Itzapa, a las 5:35 de la mañana”.

"En Centroamérica está temblando y estos son días cuando se acerca el solsticio de invierno y días también no solo para temblores, sino también días en los que se remueve el trauma en muchas familias de lo que significó el terremoto de diciembre de 1972, por lo tanto estamos en la obligación de cuidarnos más y de participar en estos ejercicios que desarrollamos para protegernos, para aprender a movernos ante una situación crítica que no podemos descartar", concluyó.

Explicación

El científico Jaime Incer Barquero, señaló, por su parte, que el solsticio de invierno ocurre por el desplazamiento del sol hacia el sur, pero no produce muchos cambios ya que se trata de un movimiento de la tierra que se da cada seis meses.

“Vamos a tener poca luz durante el día, y la noche será más larga. Tendremos 11 horas con 15 minutos de luz (día) y 12 horas con 45 minutos de oscuridad (noche)”, explicó Incer Barquero.