•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pobladores y comerciantes que viven cerca donde ocurrió el accidente en el que perdió la vida Eduardo Bolaños Morales, sobrino nieto del expresidente Enrique Bolaños Gayer el pasado viernes, coinciden que en ese sector y otros puntos de la carretera Sur, en Managua, se impone la imprudencia.

Karla Dávila tiene un puesto de frutas a orillas de la carretera y contó  que la imprudencia está a la orden del día.

“Tengo seis años de vender en este lugar y a diario veo cómo los buseros irrespetan esa raya amarilla, aventajan cerca de los tramos, lo cual considero que es peligroso para mí y mis demás compañeros”, comentó.

Respecto del accidente, aseguró que vio pasar el bus involucrado. “Estaba sacando mi mercadería cuando vi pasar el bus que iba aventajando y luego me enteré de lo que ocurrió”, comentó.

Te interesa: Más muertes en las vías

Otra  pobladora agregó: “Es muy común que los conductores de microbuses siempre aventajen, creo que lo hacen para conseguir más pasajeros, por tanto también viajan a exceso de velocidad sabiendo que en esta carretera hay bastantes curvas que parecen no importarles”.

El Nuevo Diario visitó la zona y en más de tres ocasiones constató las imprudencias mencionadas por las personas entrevistadas, siendo los conductores de microbuses y motorizados quienes más las cometen.

Factores

El descuido, la falta de responsabilidad y estrés de los conductores son otros factores que se agregan a la imprudencia en los accidentes de tránsito, aseguró Francisco Bautista Lara, ex subdirector y comisionado general en retiro de la Policía Nacional.

“La causa principal es el factor humano, o sea, el conductor que se descuida y que por tanto comete un error, provocando un accidente. El mayor problema es que se desatienden las señales de tránsito”, comentó Lara.

“Si todos cumpliéramos con las señales de tránsitos habría menor cantidad de accidentes”, expresó el ex subdirector de la Policía Nacional.

Lara también señaló que la imprudencia muchas veces se da a conciencia, ya sea por prisa, exceso de tráfico o falta de educación vial.

Prevención

Según Lara, para prevenir los accidentes se debe seguir educando con el propósito de que se respeten las leyes, normas y señales de tránsito. El segundo factor, plantea, es que se debe sancionar a quienes irrespeten y no cumplan las leyes.