•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un taller pirotécnico fue desmontado debido a que operaba de manera ilegal, informó ayer la Policía Nacional.

El taller, que se encontraba oculto en una vivienda del municipio de Nandaime, a unos 57 kilómetros al sur de Managua, fue desmontado la tarde de este martes, indicaron las autoridades.

En el mismo, fueron descubiertos cohetes, pólvora, mechas, bombas, explosivos para morteros, polvo de aluminio, zinc en polvo, almidón, papel, entre otros materiales para fabricar juegos pirotécnicos artesanales, detalló la Policía.

Los agentes capturaron a Manuel Arias Castillo, señalado de ser el propietario del taller, por trabajar sin permiso de la Policía de Nandaime.
Según las autoridades, el detenido pertenece a una familia cuyo taller pirotécnico explotó en 2006, y que dejó saldo de 12 personas fallecidas y tres heridas.

La Policía informó que pondrá a Arias Castillo a las órdenes de la Fiscalía, para que enfrente a la justicia.

Según la Policía, el año pasado, con la implementación de los planes de prevención no hubo un solo tramo quemado ni se registraron víctimas en las áreas de venta de juegos pirotécnicos en las fiestas de fin de año. 

Entre las recomendaciones está no vender a menores de edad, no permitir que personas en estado de ebriedad manipulen productos explosivos ni que la clientela fume en el local de ventas. 

Por otra parte, se debe mantener arena, agua en barriles y extinguidores en los tramos.