•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nadia Bucholovav, expareja de Eduardo Bolaños Morales, el músico que falleció el pasado viernes en un accidente de tránsito en el kilómetro 17.5 de la carretera Panamericana Sur, solicitó a través de las redes sociales que le ayuden a encontrar el teléfono que esa mañana llevaba Bolaños y así  recuperar  “los recuerdos  invaluables para mí, nuestro hijo y su familia”.

En la memoria del teléfono de Eduardo Bolaños —sobrino nieto del expresidente Enrique Bolaños— están almacenadas fotografías y vídeos del joven, su hijo de dos años y su expareja. Hay recuerdos de viajes a Costa Rica, Brasil, New Orleans y conciertos a los que asistieron, confirmó Nadia Bucholovav.

“Mi interés por recuperar la memoria del teléfono es para almacenar evidencias que más adelante le muestren al niño cuánto lo amaba su papá, incluso se pueden quedar con el teléfono”, explicó aún consternada la joven, quien ofrece una recompensa a la persona que le devuelva la memoria del teléfono de su exnovio (un Samsung Grand Prime color blanco).

Más: Conductor que accidentó a Eduardo Bolaños admite culpabilidad

Tras un día de haber hecho el anuncio a través de Facebook, el mensaje ha sido compartido más de 1,800 veces. Es así como se enteró que supuestamente el teléfono lo tomó uno de los pasajeros del autobús que impactó contra el carro que conducía Bolaños la mañana del viernes. De esa persona, quien presuntamente habita en El Crucero, solo se conoce el apodo y solicitaría a las autoridades correspondientes la ayuda pertinente para encontrarlo.

Eduardo Bolaños era integrante de la banda musical The B Side (El lado B), integrada por otros dos jóvenes que se encargaban de la batería y el bajo. 

Los hechos 

Eran aproximadamente las 6: 15 minutos de la mañana del viernes cuando Eduardo Bolaños regresaba a su hogar ubicado cerca de Las Cuatro Esquinas en el kilómetro 36 de la carretera Sur cuando un autobús conducido por Douglas Hernández Mendoza, invadió el carril contrario donde circulaba la víctima con su vehículo.

A consecuencia del impacto, el automóvil y el autobús, donde viajaban 70 trabajadores de una empresa de zona franca, quedaron a la orilla de la vía y no cayeron hasta el fondo del abismo porque los detuvo un pequeño barranco. 

El pasado martes, el chofer del autobús, quien es procesado por homicidio imprudente, admitió la culpabilidad por los cargos que se le imputan y la sentencia será leída hoy en el Juzgado Local de El Crucero.