•  |
  •  |
  • END

Jueces y autoridades policiales de la ciudad de León están en contubernio para evitar que cuatro oficiales de la Policía, señalados como autores de la muerte del taxista José Benito Bolaños Montalbán, ocurrida en junio pasado, sean llevados ante los tribunales de justicia, denunció la señora Alejandra Jackeline Mendoza, viuda de Bolaños Montalbán.

El pasado trece de diciembre, la juez segundo de Distrito Penal de Audiencias de León, resolvió ratificar una resolución en la que rechaza una acusación particular autónoma que presentó la señora Mendoza, ante la inactividad mostrada por el Ministerio Público.

La acusación particular “es notoriamente improcedente, debido a que el Ministerio Público no ha ejercido la acción penal ante este despacho por lo que hace a la presente causa”, señala la judicial en su resolución.

La viuda de Bolaños Montalbán acusa a José Rigoberto Reyes García, Humberto José Fajardo, José Adán Canales Pino y Julio de los Santos Rivera Granera, todos oficiales de la Policía Nacional, por el delito de asesinato en contra de José Benito Bolaños Montalbán, y por el delito de exposición de personas al peligro con relación al señor Ronald Manuel Barreto Velásquez, la persona que acompañaba como pasajero a su esposo cuando éste conducía el vehículo taxi placas LE 02167 con dirección hacia el municipio de Mina El Limón.

Según la señora Mendoza, la judicial en su resolución desconoció una acusación que el 15 de octubre presentó el fiscal auxiliar Rafael Blanco Dolmus, en el Juzgado Único Penal del municipio de Malpaisillo, en la que sólo acusa al oficial José Rigoberto Reyes García, pero por el delito de homicidio culposo.

Boleo desgastante
La viuda del taxista asegura que existe una intención de “evitar que la causa sea conocida por un Juez de Distrito por la gravedad del hecho. El juez de Malpaisillo envió el caso al municipio de Telica alegando incompetencia de jurisdicción, luego Telica envió el caso al juzgado de Distrito de León, y ahora lo envían de nuevo al Juzgado Local de Malpaisillo”, detalló Mendoza, quien asegura que “la intención es provocar un desgaste moral y económico a fin que el caso quede en la impunidad”.

Mendoza, en la acusación particular autónoma detalla que su esposo José Benito Bolaños Montalbán no observó una señal lumínica que un retén policial tenía sobre la vía principal León-San Isidro, y cuando había avanzado unos 15 metros del retén salieron del monte cuatro hombres vestidos con uniformes policiales que con una lámpara casera en mal estado, se lanzaron sobre el vehículo y ante el temor que se tratara de un asalto, su marido no se detuvo, y los armados abrieron fuego.

Un balazo penetró en la espalda de Bolaños Montalbán, le fracturó la columna vertebral y le dañó órganos vitales. Según Mendoza, parece que el disparo fue a quemarropa.

Todo un calvario
Según la acusación, hubo una acción deliberada de los oficiales, que se ensañaron criminalmente con la víctima para aumentar su estado agónico, “obligándolo a permanecer por espacio de una hora en el lugar de los hechos, negándole la atención médica necesaria, pero además, los agentes policiales obligaron al herido a caminar a sabiendas de que tenía la columna quebrada.

Bolaños Montalbán fue llevado al centro de salud de Malpaisillo en vez de al hospital de León, haciendo más tardada una atención especializada debido a la gravedad de las lesiones.

Desmantelan vehículo
La señora Mendoza también denunció que en la propia estación de Policía en León, el vehículo Hyundai rojo, placas LE 02167 que conducía su esposo, fue desmantelado por desconocidos, y que ahí se perdieron una llanta de repuestos, gatas, manerales y una batería.

La llanta fue encontrada en un vehículo que conducía el oficial de Policía, Erling León Real, quien la tomó sin autorización alguna.