•   Wiwilí, Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un joven de 21 años fue decapitado cuando se encontraba desayunando en un comedor en el sector conocido como Maleconcito, ubicado en el municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega. Había salido de su casa, ubicada en la comarca Los Milagros, a las 6:00 a.m. y luego de comer iría a la comarca Aguas Amarilla.

Oneydi Borge Acuña es el nombre del joven. Fue asesinado de un machetazo por José Llirio Olivas Umanzor, de 49 años, quien vive en San Juan de Río Coco.

Los testigos dijeron a la Policía que el joven estaba sentado en una silla del cafetín cuando apareció el asesino, quien sin decirle ni una palabra le descargó el machetazo. El joven quedó sentado en la silla. 

Los habitantes del Maleconcito lograron capturar al homicida, lo amarraron y lo golpearon tanto que los policías tuvieron que llevarlo de emergencia al hospital Victoria Motta, de Jinotega.

El padre de la víctima, Juan José Borge, dijo que él se quedó  en la casa ubicada en la comarca Los Milagros porque su hijo le dijo que iba donde su tío Edilio Borge, pero a las 11:00 a.m., cuando limpiaba un café, escuchó por la radio que en el Maleconcito habían matado a un muchacho que estaba desayunando en un cafetín y escuchó mencionar el nombre de su hijo.

“Rápidamente me dirigí a ese lugar encontrando a mi hijo decapitado, sin vida, sentado en una silla, y por lo que vi, mi hijo no tuvo ninguna oportunidad para poderse defender, él era cristiano y tenía dos meses de haberse descarriado, pero nunca tuvo enemistad con nadie”, señaló el padre de la víctima a la Policía. Agregó que desconoce quién es el autor del homicidio, ya que no es del lugar.