• |
  • |
  • Edición Impresa

El niño Wilson Antonio Mendoza López, de 10 años, secuestrado por un falso pastor el pasado mes de Noviembre, apareció la tarde de ayer en el poblado de Mulukukú, Región Autónoma del Caribe Norte.

Sobre la aparición del niño, buscado por sus padres desde el pasado 10 de noviembre, después que salió de su hogar en compañía de Santos Roque Martínez, de 50 años, existen dos versiones distintas.

El Diario La Tribuna de Honduras asegura que el infante fue encontrado la mañana del jueves deambulando en la parte sur del mercado de Choluteca. La segunda versión es brindada por algunos habitantes de Mulukukú. Ellos aseguran que el menor llegó por cuenta propia en un autobús a ese municipio, siendo reconocido por los comerciantes quienes de inmediato lo asistieron.

Te interesa: Cuatro acusaciones por secuestro en la capital en 2016

“El niño vino solo en un bus”, aseguró vía telefónica Miriam Méndez, pobladora de Mulukukú, citando testimonios de comerciantes quienes auxiliaron al menor cuando deambulaba en el lugar conocido como “El Corozo”.

Golpeado y abandonado

Erick González Hernández, uno de los pobladores de Mulukukú, que fue de los primeros en auxiliarlo, reveló que el niño contó que su plagiario lo dejó abandonado en un parque de Matagalpa.

“El niño dice que el hombre que se lo llevó lo golpeaba todos los días”, dijo González, citando el testimonio del menor, agregando que el pequeño fue asistido por una señora en Matagalpa quien le dio posada y 300 córdobas para que viajara a su lugar de origen.

  • El niño llevado por su captor a Honduras, apareció en Matagalpa. Allí recibió posada y dinero por una señora para que pudiera volver a su casa.

Una segunda señora lo montó en el bus que lo transportó de Matagalpa a Río Blanco y estando en ese municipio, los lugareños lo montaron en el bus que va a Siuna y que pasa por Mulukukú, explicó González.

Secuestrador sin aparecer

Mientras tanto, todavía se desconoce el paradero de Santos Roque Martínez, quien haciéndose pasar como pastor evangélico se ganó la confianza de la familia del niño, que habita en la comunidad Santa Rita, a 37 kilómetros de Mulukukú.

Lea además: Policía recupera bebé que había sido robado de hospital en Managua

Hasta la tarde del jueves se desconoce si Roque acompañó al niño en la unidad de transporte colectivo hasta el lugar donde fue auxiliado por los comerciantes o si solo lo llevó a la terminal de buses y le indicó abordar la unidad.

Los padres del niño, al hacer pública la desaparición del infante, expresaron que Santos Roque les había dicho que era originario de Ciudad Sandino, municipio de Managua, localidad donde lo buscaron infructuosamente semanas atrás.

El cincuentón que con engaños sacó al niño de su casa es piel morena, cabello negro, ojos café, pesa aproximadamente 195 libras y mide 1 metro, 75 centímetros, según la descripción que de él hicieron los padres del niño.