• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El bombeo de agua en la laguna de Asososca se restablecerá en la tarde del viernes, luego de que se suspendiera ese servicio en algunos barrios de Managua a causa del llamado volteo térmico, que provoca en el líquido un color verde turquesa y mal olor.

“El fenómeno (volteo térmico) se dio en la zona donde está el bombeo”, declaró Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del gobierno de Nicaragua.

El ambientalista Kamilo Lara explicó en qué consiste el volteo térmico, que está relacionado con el cambio en la temperatura.

“Tomemos en cuenta que la temperatura de las capas superiores de la laguna son más bajas, en comparación con las capas inferiores, que son más cálidas. Sucede que el fondo guarda una biomasa en descomposición formada por ramas, hojas secas y otros desperdicios que durante todo el año caen por las orillas de la laguna, que mantiene un equilibrio”, señaló Lara.

Cuando ocurre el volteo térmico, el agua en el fondo de la laguna, que es más caliente, sube y lleva consigo la biomasa en descomposición, provocando el color verde turquesa y el mal olor.

Murillo, en tanto, dijo hoy que por la mañana se interrumpió el bombeo de agua, pero que el fenómeno del volteo térmico ha disminuido, por lo que el servicio se restablecerá en las próximas horas.

La laguna de Asososca tiene un área de 1.2 kilómetros cuadrados. Abastece a unas 60 mil personas y se le extraen 15.6 millones de galones de agua cada día.

Desde ayer el gobierno nicaragüense informó de la existencia del fenómeno volteo térmico, que es recurrente cada año a causa del cambio en las condiciones del clima.

Son unos 50 barrios, de los distritos II y III de Managua los que están en peligro de ver afectado el suministro de agua, de acuerdo con información oficial.