• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Indescriptible es el dolor que se percibe a través de la línea telefónica al conversar con Carolina Miranda, progenitora de dos adolescentes de 13 y 15 años secuestrados hace una semana por un hombre de 58 años.

Los hermanos Gerald Josué y Octavio Napoleón Miranda Chavarría, desaparecieron la mañana del 24 de diciembre después de salir de su casa rumbo al penal de Matagalpa, donde llevarían la provisión a una pariente que está en prisión.

“Mi sobrina me llamó para decirme que los chigüines (Gerald y Napoleón) no llegaron a dejarle la provisión”, aseguró Carolina Miranda, quien con voz quebrada clamó a Sergio García Mendoza, de 58 años, le devuelva a sus hijos.

Fuga planeada

Aparentemente, Sergio García Mendoza, quien era amigo de la familia y en ocasiones pedía le prestaran a los hermanos Chavarría Miranda, planeó el secuestro convenciendo a sus víctimas de que fueran parte del plan.

Esto porque los adolescentes antes de desaparecer lograron sacar toda su ropa e incluso sus fotografías, lo que hace un poco más difícil a sus familiares poder dar con su paradero por no tener fotos recientes de ellos.

“Yo me pregunto en qué he fallado como madre a mis hijos”, se interroga en voz alta la atribulada mujer, quien con desesperación los busca hace una semana.

Búsqueda en Managua

Roxana Chavarría, tía materna de los adolescentes, reveló que la búsqueda de sus sobrinos se extendió al Mercado Oriental (el más grande centro de compras de Centroamérica) sitio donde el presunto secuestrador compra especias.

“Cuando les mostramos la volante con la fotocopia de la cédula del sospechoso (Sergio García), nos dijeron que lo conocen”, afirmó Roxana Chavarría, agregando que también han buscado a sus sobrinos en Jinotega donde han pegado papeletas en las calles.

Una semana después de la desaparición de los hermanos Chavarría Miranda, las autoridades policiales todavía no informan a sus padres sobre el avance de las investigaciones, aseguró Carolina Miranda.