Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Evitando generalizar para salvar a los justos, el Obispo de Granada, monseñor Bernardo Hombach, dijo que hay una gran parte de los diputados que son de muy “baja calidad moral”, y que “cuando les ofrecen una ventaja, un puesto o dinero, se venden”.

“Inclusive, a algunos les llaman prostitutas con corbatas”, dijo monseñor Hombach, para explicar cómo son descalificados los legisladores que negocian su voto en la Asamblea Nacional de Nicaragua.

Monseñor Hombach no quiso revelar nombres, pero aclaró que se refería a los diputados que son “elegidos con un ideal y después se cambian así nomás” a otro partido, “y van de partido en partido”.

El Obispo de Granada también se refirió a los diputados que no son responsables delante de Dios y que no tienen una vida ejemplar como personas. “Yo me acuerdo de un diputado que era, yo diría de baja calidad moral, porque se había casado tres veces, inclusive había cambiado su identidad para casarse otra vez por la Iglesia, y así hay varios”, relató.

Una purificación de los partidos

Pero monseñor Hombach también hizo una salvedad, y aclaró que existen políticos honrados que buscan cómo mejorar al país. El Obispo de Granada considera que hay que hacer “una purificación de los partidos, necesitan una conversión y acercarse a Dios”. Él, como Iglesia, estaría dispuesto a ayudar y apoyar a los legisladores para orientarlos.

La polémica sobre los ofrecimientos y propuestas indecorosas que presuntamente se negocian entre los diputados de la Asamblea Nacional, estalló el jueves en el Parlamento, debido a las declaraciones de dos diputados del Partido Liberal Constitucionalista, quienes revelaron que hay ofrecimientos “en combo, con dinero y muchachas”, para comprar votos que respalden las propuestas de la bancada del Frente Sandinista.

Sin embargo, los diputados que denunciaron esa práctica --Ramón González y Porfirio Castro-- se retractaron y alegaron tergiversación por parte de los periodistas, lo que provocó una airada protesta de los comunicadores, que abandonaron la sesión que la Asamblea Nacional les dedicaba.

“La Chanchera”,

Por su parte, Bayardo Izabá, Director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, dijo que similar al antiguo Congreso en el gobierno del dictador Anastasio Somoza, al que se le denominaba “La Chanchera”, la actual Asamblea Nacional también se maneja así.

“En las últimas décadas, el pueblo ha visto en diferentes momentos cómo la Asamblea Nacional se ha convertido en esa misma ‘Chanchera’, y si se sienten ofendidos, que lo demuestren actuando con honradez”, expresó Izabá.

No es nuevo

Agregó que el ‘cañoneo’ con prebendas del Ejecutivo, para que los diputados den su apoyo a determinada ley, no es algo nuevo en Nicaragua. “Y hablando de dignidad en nuestros Congresos, lamentablemente es difícil encontrar buenos ejemplos. Ahora vienen los señores diputados a lesionar la dignidad del gremio periodístico a pocas horas de celebrar su día. Creo que todos los servidores públicos deberían hablar como tales y no lo están haciendo”.

Izabá comentó que como defensor de derechos humanos, aspira a la unidad absoluta de los periodistas, sin distingos partidarios, ya que los ataques de los servidores públicos fueron generales para todos los profesionales de la información.

“Que los diputados primero den declaraciones a los medios de comunicación y posteriormente lo nieguen, es algo que rechazamos y condenamos. Consideramos que primero los diputados respeten la legalidad y nos den seguridad jurídica a todos los nicaragüenses”, señaló el director del Cenidh, recordando que el año pasado fue el peor para la libertad de expresión en los últimos 18 años, y este año se encamina a repetir la historia.