Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La Policía de Nicaragua solicitó la intervención de la Policía Internacional para investigar la posibilidad de que una importante cantidad de personas del país hayan sido afectadas por el Stanford Bank, cuyas operaciones en toda América Latina han generado un intenso nerviosismo al producirse su estrepitosa quiebra.

La información de que se solicitó apoyo a la Policía Internacional, Interpol, la dio a conocer a EL NUEVO DIARIO la comisionada mayor Vilma Reyes, quien al ser consultada por este rotativo, agregó que es a través de ese organismo policial que se están haciendo los contactos y averiguaciones. Hasta estas alturas, sin embargo, no se ha logrado conocer oficialmente nada del asunto.

Insistentes versiones afirman que entre el grupo de nicaragüenses, hay alrededor de 56 personas del Occidente del país que habrían colocado fondos en esa institución bancaria, cuyo propietario es el multimillonario texano Allen Stanford, hoy perseguido en EU.

A la par, EL NUEVO DIARIO intentó conocer por medio de la Superintendencia de Bancos sobre operaciones supuestamente realizadas en forma poco visible por el mencionado banco en Nicaragua, sin embargo, personal de la institución dijo que sólo el titular podía dar información y que se encontraba fuera de sus oficinas.

Varias fuentes ligadas al sector bancario, dijeron a EL NUEVO DIARIO que la información que existe es que en todo el país hay una cantidad no determinada de fuertes empresarios, afectados al haber colocado fondos en el Stanford Bank, pero que también los hay en toda América Central.

¿Quién actuó en representación del Stanford Bank?

Según las fuentes ligadas al sistema financiero del país, lo más importante es saber quién actuó en el país en representación de esa entidad financiera, investigada por las autoridades norteamericanas, y su modo de operar, que al parecer fue muy sigiloso, dado que ni las autoridades supervisoras de la banca en el país saben algo hasta el momento.

Según rumores insistentes, la supuesta forma de operación del banco del multimillonario estadounidense Allen Stanford, habría sido mas cuidadosa que lo que hicieron hace algunos años los representantes mexicanos de Agave Azul, quienes sí tenían una oficina en Nicaragua, pero su línea no era de banca ni de financiera.

Autoridades bancarias de EU ya sabían desde 2003

Desde Washington, en tanto, la Agencia de Prensa Francesa destacó que las autoridades estadounidenses de regulación bursátil y del sector financiero, fueron alertadas desde 2003 sobre las actividades fraudulentas del millonario Allen Stanford, acusado de estafa por más de 8,000 millones de dólares.

Tomando información del Financial Times, la AFP destaca que una ex empleada del Stanford Financial Group, Leyla Basagoitia, informó en octubre de 2003 a las autoridades de regulación sobre el fraude piramidal elaborado por Stanford.

Las autoridades de regulación han recibido numerosas críticas por no haber detectado a tiempo el colosal fraude piramidal. El caso Stanford es el más importante revelado en Estados Unidos, desde el arresto en diciembre pasado del financista de Nueva York Bernard Madoff, acusado de haber montado una estafa que alcanza a los 50,000 millones de dólares.

Fraude masivo

Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI), recientemente entregaron al empresario de Texas, Allen Stanford, los detalles de la demanda civil que lo acusa de un fraude masivo, acción que de acuerdo con otras informaciones, se extiende por casi toda América Latina.

En tanto, en Caracas, el gobierno de Venezuela espera subastar próximamente la sucursal local del Stanford Bank, a la que intervino la semana pasada tras una oleada de retiros nerviosos por parte de los depositantes, dijo hace poco el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez.

Según la información, hay venezolanos que tienen en total entre 2,300 y 3,000 millones de dólares colocados en Stanford International Bank, en Antigua, propiedad del banquero Robert Allen Stanford.

En México

En México, en tanto, la filial de Stanford en México operaba normalmente hasta la semana pasada, aunque algunos clientes que acudieron a la institución, expresaron su incertidumbre ante la ausencia de información sobre el destino de sus ahorros, de acuerdo con la AFP.

“Vamos a demandar tanto en México como en Estados Unidos, y estamos invitando al público afectado para que se sume a la demanda, porque en la medida en haya más gente, tendrá más peso y fortaleza”, añadió Frich, en un intento por organizar a los clientes, que suman unos 200, según la prensa mexicana.

El magnate, de 58 años, es propietario de viviendas de lujo en EU y en el Caribe, y al menos cinco países latinoamericanos han intervenido en los negocios de Stanford. En el Reino Unido, la Oficina de Fraudes Graves investiga posibles vínculos británicos con el presunto fraude.