• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los nombres de Denis Urroz Tórrez y Manuel de Jesús Robleto, han quedado grabados para la posteridad en la memoria de los comerciantes del mercado Roberto Huembes.

Ambos murieron ofrendando sus vidas, procurando ayudar en la peor tragedia ocurrida en ese centro de compras durante sus 35 años de existencia.

Denis Urroz Tórrez, de 75 años, se rindió a la muerte la noche del viernes después de seis días de agonía y tras haber sufrido quemaduras de tercer grado en el 40% del cuerpo.

Rosibel Silva Castro, dirigente de los comerciantes del mercado Roberto Huembes, dijo que el septuagenario expiró a las siete y 15 minutos de la noche del viernes a consecuencia de un infarto.

El fallecido era un padre muy querido..SU CORAZÓN NO AGUANTÓ

“El corazón de don Denis se fue debilitando lentamente”, señaló Rosibel Silva al pie de la tumba de quien por muchos años fue su amigo en ese populoso centro de compras.

De interés: La historia del mercado Roberto Huembes

Sandra Tórrez, una de las hijas del fallecido explicó que su padre murió cuando trataba de evitar que continuara la fuga de gas en el tramo donde se produjo la explosión.

“Ese día (31 de diciembre) mi padre, que ya caminaba lentamente por los años, al escuchar que había una fuga de gas se dirigió a tratar de ayudar, pero otras personas ya habían manipulado indebidamente la válvula del tanque de gas y una cocinera lanzó agua sobre una estufa provocando que las brasas esparcieran y ocurrierala explosión”, recordó.

UN BUEN PADRE

Denis Urroz Tórrez, quien dedicó los últimos 30 años de su vida a la venta de leña, carbón y gas propano en el mercado Roberto Huembes, procreó 10 hijos. Nueve con su primera esposa y una niña de diez años con su última pareja.

A pesar de haberse separado de su primera esposa, Denis Urroz Tórrez siempre se mantuvo unido a sus hijos como quedó demostrado durante sus honras fúnebres.

“Agradezco a sus hijas que siempre estuvieron junto a mí (en el hospital), que nunca me dejaron sola, que no me abandonaron”, resaltó Rosibel Téllez Espinoza, al agradecer a los amigos y autoridades por el apoyo recibido al producirse la tragedia.

Vea además: Una galería de fotos de la explosión en el mercado Roberto Huembes

“Denis (Urroz) antes de morir hizo un pacto con Dios, yo se lo pedí y él aceptó hacerlo”, manifestó la viuda de 35 años quien se mostró serena a la orilla del féretro de su marido.

El comerciante también dejó buenos recuerdos entre sus vecinos en el barrio Milagro de Dios, donde su vecina Virginia Polanco lo recordó como un hombre entregado a su familia.

SERENATA DE DESPEDIDA

Mientras el féretro de Denis Urroz estaba a la orilla de su tumba en el cementerio General, dos de sus hijas cantaron los estribillos de tres canciones que en sus ratos libres su padre solía cantar.

De interés: La historia del noble Manuel de Jesús Robledo

Fue así que sus hijas primero cantaron “Y me bebí tu recuerdo”, canción popularizada por el colombiano Galy Galeano; después “Un puño de tierra”, del fallecido cantante de música ranchera Antonio Aguilar y finalmente “Nuestro juramento”, del también fallecido compositor ecuatoriano Julio Jaramillo.

El cantar de las hermanas Tórrez solo fue interrumpido en algunos momentos por el llanto y por los aplausos que pidieron para su padre.