•  |
  •  |
  • END

La empresa Telmar, que desde el año pasado fue denunciada por no cumplir con las leyes laborales, este jueves cerró operaciones sin cancelar a sus trabajadores, quienes se quejaron ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Según Marvia Urbina Jarquín, esta empresa “call center”, de origen mexicano, venía arrastrando una serie de violaciones al Código Laboral e iliquidez, por lo que le habían quitado los servicios de telefonía, internet y energía eléctrica, pero mantenían a sus empleados asegurando que pronto volverían a funcionar.

Levantaron vuelo silencioso

“Mi sorpresa fue saber que la empresa desde el jueves finalmente cerró, sin darle ninguna explicación a nadie y debiendo las cancelaciones de unos 300 trabajadores”, expresó indignada Urbina.

Aseguró que Telmar, ubicada en el edificio Invercasa, venía violentando las leyes laborales, y los trabajadores solicitaron la presencia del Ministerio del Trabajo, no sólo por las malas condiciones de trabajo, sino por las arbitrariedades que venían cometiendo con los empleados. Sin embargo, la Inspectoría del Mitrab se comportó complaciente.

“Se tuvo que hacer denuncia pública en el Cenidh, que los trabajadores se presentaran en las puertas de las institución, y dar una carta directamente a la ministra para que el Mitrab se moviera”, señaló la denunciante.

A pesar de haber un proceso legal contra la empresa por el incumplimiento a la resolución del Mitrab, Telmar, sin mediar palabra, decidió cerrar sus operaciones definitivamente, quedando en deuda con el Instituto de Seguridad Social, ya que tampoco pagó las cotizaciones de sus trabajadores.

Empresa intervenida

Se comprobó que ayer a los trabajadores no se les permitió la entrada a su centro de labores, bajo una orden de funcionarios de la Corporación Industrial Zona Franca, quienes la tienen intervenida Al intentar contactar a su director, Álvaro Baltodano, su asistente dijo que estaba ocupado y regresarían la llamada.

Según el abogado del Cenidh, Telmar tiene deudas en Nicaragua por un monto aproximado al medio millón de dólares.