•  |
  •  |
  • END

Washington / El País
Tres contratistas del Ejército norteamericano capturados por la guerrilla colombiana de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en 2003, y liberados el pasado julio, han querido desarmar el mito del heroísmo de Ingrid Betancourt, a quien acusan de dominante, egoísta e incluso traicionera en un libro de memorias en el que relatan sus 1,967 días de cautiverio en la selva. El libro Libres del Cautiverio fue publicado el viernes en EU.

Marc Gonsalves, Keith Stansell y Tom Howes, contratistas de la empresa Northrop Grumman, sobrevolaban territorio rebelde en Colombia en febrero de 2003, para tomar imágenes aéreas de plantaciones y laboratorios de producción de cocaína, cuando su avioneta fue abatida.

Los guerrilleros asesinaron a tiros al piloto y a un sargento colombiano y tomaron al resto como prisioneros. Pasaron cinco años en cautiverio en varios campos de prisioneros de la selva, según su detallado relato, viviendo en unas jaulas dignas de animales, caminando a marchas forzadas, alimentándose de lo que encontraran, traficando con cigarrillos y luchando por unos alimentos escasos.

En julio de 2003, las FARC permitieron que un equipo periodístico les grabara para dar fe de que seguían vivos. En pleno proceso de rodaje, el traductor les reveló que uno de los guerrilleros les había dicho: “Si EU viene a rescataros, nuestras órdenes son masacraros”. Finalmente fueron liberados el pasado mes de julio, junto con Betancourt y otros 11 ciudadanos colombianos, cuando un grupo de militares les rescató haciéndose pasar por miembros de una organización de ayuda humanitaria.

Sus miserias humanas

Entonces Betancourt, que en su día fue congresista y candidata a la presidencia de Colombia, fue recibida por líderes de Estado e incluso nominada al premio Nobel de la Paz. El perfil de Betancourt como heroína de la libertad política entra en conflicto directo con las miserias relatadas por estos contratistas.

“Me enteré a través de uno de los guardas de confianza de que Ingrid les había mandado notas contándoles que éramos agentes de la CIA y que nos quería fuera de allí”, escribe Stansell. Con esta revelación, no respaldada por documento o prueba algunos, Betancourt habría puesto en peligro la vida de estos tres empleados del Ejército estadounidense.

Entre los tres trufan el relato de anécdotas menores, pero no mucho más favorecedoras: que si Betancourt robaba comida a los demás presos; que si se negaba a compartir libros o su transistor, o que si debía organizar ella misma los horarios de baño. Es Stansell, que en el pasado prestó servicio como marine, quien más críticas vierte sobre la célebre liberada. La define como una mujer dominante, que vivía en cautividad como “si estuviera de campaña electoral”, planificando constantemente cómo sería la vida en Colombia cuando ella llegara a la presidencia.

Según este relato, ella y el político Luis Eladio Pérez “decían lo que los presos querían oír y no dudaban a la hora de mentir”, con el único objetivo de dominar la situación en el campo y beneficiarse personalmente. “Contaba lo egoísta que era Ingrid a cualquiera que le quisiera escuchar”, según admite Gonsalves.

Es este último preso, quien muestra la cara más humana de Betancourt, que, según cuenta, pasaba largas horas del día encadenada, después de un fallido intento de huída. Aun así, también la retrata como una mujer desapegada de la realidad. “Ella pensaba que si habían construido aquel campo de reclusión era porque las FARC sabían que la iban a liberar pronto”, escribe.

“Parecía extraño que ella creyera aquella historia. Yo sabía que ella era simplemente una más entre cientos y cientos de colombianos cautivos”. La opinión de Stansell es, como todo en el libro, mucho más apasionada: “La jodida princesa se cree que las FARC han construido este castillo para ella solita.” Stansell, al parecer, no toleraba afirmaciones de este tipo. Y se quejó con una frase que bien puede resumir cuál es su imagen de ella después de cinco años de cautiverio y miserias: “¿Cuán arrogante puede llegar a ser?”

Ingrid Betancourt no hizo comentarios el viernes al conocer la publicación del libro. Una portavoz de la ex candidata presidencial afirmó que está dedicada a escribir su propio libro, y que no hará declaraciones hasta que esté terminado. Mientras, Luis Eladio Pérez, que compartió cautiverio con Betancourt, indicó a este periódico que hasta que no termine de leer el libro de los tres contratistas estadounidenses no hará comentarios. El libro Infierno Verde, donde Luis Eladio Pérez narra sus siete años de secuestro por las FARC, está lleno de elogios para su compañera.