• |
  • |
  • Edición Impresa

Además de enterrar la basura que diariamente se recolecta en los barrios de Boaco, los desechos sólidos de la ciudad pasan por un proceso de tratamiento y comercialización en el relleno sanitario.

Los desechos se clasifican y comercializan a través del proyecto Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDS), donde las tres mujeres que trabajan diariamente separan el plástico, cartón y vidrio para su posterior reutilización.

Rony Antonio García Buitrago, director de servicios municipales, dijo que los tres camiones que dispone la alcaldía para la recolección de la basura, entre estos, dos compactadores, cubren 30 barrios, atendidos cada dos días, mientras los 10 poblados rurales son visitados cada quince días.

Lea: 400 toneladas más de basura se desecharon en diciembre

Cada camión compacta 12 toneladas de basura y el que viaja a las comarcas 7 toneladas.

Según García Buitrago, la ciudad de dos pisos genera 70 metros cúbicos diarios de basura, de los que la comuna recolecta 60 metros cúbicos por día.

Los desechos son depositados en el relleno sanitario, ubicado a 6 kilómetros de la ciudad, en la comarca La Pita, donde se tapan con tierra hasta un metro de grosor y luego se compacta para evitar la contaminación del medioambiente.

La alcaldía además de recoger la basura en los barrios, le da tratamiento a los 7 botaderos ilegales, de los cuales se han extinguido 3 y quedan cuatro por erradicar, donde recoge la basura y se ubican rótulos prohibiendo tirar desechos.

JUIGALPA

Desde que los trabajadores de la Alcaldía de Juigalpa pasan con los camiones recogiendo la basura por los diferentes barrios de la ciudad, van separando plástico, hierro y latas, entre otros desechos sólidos, pero unas 20 familias de escasos recursos económicos sobreviven gracias a la comercialización de estos (botellas de plásticos, hierro, cartón, entre otros) que aún logran extraer del vertedero municipal. Gráfico: Katherine Ballesteros / END

María Lucrecia Oporta, una de las recicladoras del vertedero juigalpino, manifestó que tiene más de 17 años de vivir del recliclaje para poder alimentar a sus hijos. Además comentó que con ese trabajo logró comprar su solar y levantar su casita en el barrio San Antonio.

Pese a que el vertedero municipal es cielo abierto y en todo momento se observan charcas, moscas, zopilotes y zancudos por doquier, entre otros bichos, a estas familias no les importa estar en medio de la basura todo el día, reciclando los desechos sólidos que encuentran para luego comercializarlos con acopiadores que llegan al lugar.

También: Basura y sociedad nicaragüense

El vocero de la Alcaldía de Juigalpa, Juan Carlos Rodríguez, manifestó que con los 6 camiones recolectores de basura con los que cuentan pasan 2 veces a la semana por cada barrio, para un total de 48.

“Cada camión recolecta 6 metros cúbicos de basura en cada viaje y hacen 3 viajes en el día”, contó Rodríguez, quien asegura que el barrio más sucio de Juigalpa es el central, por la acumulación de basura que echan los comerciantes que están ubicados en los alrededores del parque central y del mercado viejo.

La Alcaldía de Juigalpa cuenta con 6 camiones recolectores y 28 operarios, los que, según él, son suficientes para recolectar la basura del casco urbano de la ciudad.

Precisó Rodríguez que en el 2015 la alcaldía recolecto 15,552 metros cúbicos de basura y en el 2016, 17,856.

MATAGALPA

La alcaldía a través de la oficina de Higiene Comunal estableció dos vertederos, uno que está ubicado a 12 kilómetros y adonde va toda la basura de la ciudad y otro que está a tres kilómetros para los desperdicios orgánicos que salen del mercado.

Más: Nicaragua le saca poco dinero a la basura

5 camiones volquetes están destinados a los barrios periféricos y las comunidades, mientras que el centro de la ciudad es atendido por tres camiones compactadores, mientras que los mercados Norte y Sur y ocho basureros ilegales son atendidos por dos tractores agrícolas y dos cargadoras, los que garantizan el traslado de la basura a los vertederos municipales.

Así lo señaló el responsable de la oficina de higiene comunal de la alcaldía, Fernando Oporta, quien dijo que año con año están mejorando en lo que respecta al barrido de la ciudad y la recolección de la basura, para lo cual trabajan 32 operarios, los que desde tempranas horas de la mañana están en las calles y mercados garantizando la limpieza de la ciudad.

Al referirse al tratamiento que le dan a la basura, dijo que hasta el 2016 le estaban dando el tiramiento conocido como sistema de soterramiento, que consiste en compactar la basura y taparla con una capa de 30 centímetros de material, pero para este año se trabajará a partir febrero con el tratamiento conocido como sistema de trinchera, que se trabaja con los rellenos sanitarios, ya que están en la última de etapa de construcción, un sistema que es más recomendado.

Oporta agregó que han venido utilizando campaña para sensibilizar a la población para que deposite la basura en su lugar, lo que se ha logrado debido a que de 32 basureros ilegales que había en la ciudad, solamente quedan ocho.

OCOTAL

Recolectar botellas de plástico, vidrio y aluminio, trozos de hierro y cartón es la actividad que mantienen 10 hombres en el vertedero de Ocotal para hacerse de un modesto ingreso con la venta de materiales reciclables.

"Hago de C$200 a 300 a la semana para medio pasar con la familia", expresó un recolector, mientras el viento remolineaba la bruma con el olor desagradable que sale de la quema de basura. "Gracias a Dios, hasta la vez no me he enfermado respirando ese humo, pero nos gustaría que el Minsa viniera a vernos y a ofrecernos una atención", sugirió el hombre.

Contó que el material que reciclan lo reúnen contiguo al basurero y allí de vez en cuando llega un empresario a comprárselos. Detalló algunos precios: la botella plástica se la pagan a C$1 la libra, la de aluminio a C$9 y el quintal de hierro a C$15.

Gutiérrez González dijo que durante la semana están a la espera de 4 a 6 vaciadas diarias que realizan los camiones recolectores de basura de esta ciudad de 55,000 habitantes.

Granada produce 90 toneladas diarias de desechos

Katherin Chavarría

BASURA• La ciudad de Granada cuenta con un vertedero llamado La Joya y un acopio municipal, que tienen más de 10 años de estar funcionando.

Ambos lugares se encuentran a cielo abierto, lo cual provoca malos olores, todo tipo de enfermedades y contaminación para población que vive en los alrededores. Mucho de los alimentos que llegan a este lugar son consumidos por los mismos habitantes.

La Alcaldía de Granada cuenta con cinco camiones recolectores de desechos que trabajan los lunes, miércoles y viernes, pasando por los hogares en diferentes horarios, desplazándose por calles y barrios de la ciudad colonial.

El basurero La Joya, fundado en 1983, recoge más de 90 toneladas de basura a diario, donde habitantes la seleccionan para después ser vendida a precio de 2 a 5 córdobas, con lo cual compran sus alimentos. Estos habitantes visten de pantalones, camisas manga larga, gorras para cubrirse del sol y pañuelos para tapar sus bocas y narices de los gases tóxicos que produce la concentración de basura.

Elizabeth Obando, supervisora del vertedero, expresó: “este es un pequeño lugar donde se recopila la basura, que viene de las calles de Granada y del mercado municipal. Los desechos que vienen son acumulados, para que luego el mismo camión recolector se la lleve y la deposite en La Joya”.