•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Para este regreso a clases, te compartirnos una de las lecciones más importantes para todos los seres humanos, y especialmente para los niños y las niñas: Los derechos. “Desde que nacemos, todos  tenemos derechos, sin importar la edad, el sexo o el lugar donde vivamos”, admite María Lily Rodríguez, Especialista en Protección de UNICEF.

Por su parte, Jorge Hernández, Especialista en Educación del mismo organismo recuerda que algunos de esos derechos están relacionados a la familia, la identidad, la igualdad, el juego, la participación, la educación, la protección y la salud.

Derecho a un nombre y a una nacionalidad: Al nacer, tus padres deben  pedir tu «acta de nacimiento”, donde se deja claro quien sos vos: tu nombre, quiénes son tu mamá y tu  papá, cuándo y en qué país naciste, quién es tu familia y de dónde vienes. Tus nombres y apellidos son únicos.

Derecho a la salud y nutrición: Los niños y las niñas tienen derecho a la vida, eso significa que debés recibir alimentos sanos, agua potable y vacunas que te permitan crecer y desarrollarte. La atención en hospitales y medicinas debe ser gratuita.

Derecho a la educación de calidad e inclusiva: Nadie debe impedir que vayas a la escuela. Si  tenes alguna discapacidad, debés recibir el  apoyo necesario para disfrutar de tus derechos. Es importante que sepás que  tenés derecho a que en la escuela te traten con respeto, igualdad y dignidad. No se vale que te insulten o se burlen de vos.

Derecho al juego y a la recreación: El descanso, la diversión y el juego son parte importante de tu crecimiento, tanto así, que son un derecho. Aunque vayas a la escuela y hagas muchas cosas durante el día, debés tener tiempo para jugar, descansar y divertirte con tus amistades. Debés contar con espacios seguros para jugar, como parques o canchas cerca de tu casa.

Derecho a la protección: Tenés derecho a que tu familia te proteja contra toda actividad que te perjudique. Si  sos víctima de agresiones en casa, en la escuela o en cualquier otro lugar,  podés reportarlo y recibir atención, para evitar que sigan haciéndote daño.

Derecho a una vida segura y sin violencia: Debés recibir protección contra los abusos y malos tratos. Nadie debe pegarte, jalonearte, dejarte sin comer, decirte groserías o hacerte sentir que valés poco o nada.

Derecho a la participación: En cualquier decisión que te afecte,  tenés derecho a que te escuchen y a que se tome en cuenta tu opinión.  Podés comunicar tus ideas hablando, escribiendo, a través de dibujos, música o por cualquier otro medio.

Derecho a que se proteja tu vida privada: Nadie debe esculcar tus cosas, leer sin permiso las cartas que escribes o que te escriben. Tienes derecho a compartir tus pertenencias con quien decidas.

Derecho a que respeten tu origen, costumbres y creencias: Muchos niños y niñas del mundo pertenecen a comunidades indígenas. Deben respetar que hablés en tu lengua, tengás tus costumbres y tu religión.