• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El sistema de educación preescolar es fundamental dentro de la formación de una persona, sin embargo en el país aún no se le da la importancia que merece. La razón, explica Vanessa Castro Cardenal, doctora en educación, se debe en parte a que culturalmente “la educación infantil es vista como una pérdida de tiempo porque el juego no es importante, muchos padres creen que el niño va a aprender cuando entre directo a la escuela”. Y aunque la especialista reconoce que este eslabón de la cadena educativa del país ha incrementado su cobertura en años recientes, aún hay muchos retos que superar, especialmente integrar una mayor cantidad de niños de las zonas rurales a los preescolares.

Desde su experiencia podría explicarnos, ¿qué se está haciendo bien en la enseñanza del preescolar en Nicaragua?

Vamos a diferenciar preescolar de atención a primera infancia, porque los preescolares en Nicaragua comienzan después de los tres años y en general los familiares optan por enviar al niño cuando tiene cinco años, al tercer nivel. La cobertura de preescolar en los últimos 15 años se ha incrementado en un 10%, el gran problema con la cobertura de preescolar es que están mucho mejor cubiertos los niños de áreas urbanas que los de áreas rurales y los del Caribe, por ejemplo.

El año pasado, hice un estudio en El Rama, Nueva Guinea y zonas antes de llegar a Bluefields (Caribe Sur) en donde la cantidad de niños que van a preescolar no supera el 23%; entonces tenemos ya a nivel nacional más del 60% de cobertura de preescolares, pero eso es porque en Managua, León, Granada y Jinotepe el porcentaje de niños en preescolares es mayor, pero en el área rural como la que le mencioné, no hay oferta, faltan preescolares. Por otro lado, para abordar otra área del tema, es un aspecto cultural, pues la propia visualización de la educación infantil es vista como una pérdida de tiempo porque el juego no es importante, el niño cuando va a aprender es cuando entre directo a la escuela, entonces esos temas aún no se han erradicado, había una cultura de subestimar al niño como que si este no tuviera capacidad de desarrollo.

  • Vanessa Castro Cardenal tiene un doctorado en Educación en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. Se ha desempeñado como consultora e investigadora en temas sobre educación de primera infancia para el Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo en distintos países de América Latina, el Caribe y África.

Ahora, en lo concerniente a la cobertura de programas de primera infancia, para ser absolutamente profesional, ha habido un esfuerzo. Se creó este Programa Amor para los más chiquitos, se diseñó una red de Centros de Desarrollo Infantil que vinieron a dar continuidad a lo que era el Programa de Atención Integral de Primera Infancia (Painin), pero con la desventaja que no se incorporó a la sociedad civil. Painin tuvo un gran logro que establecería sociedad con organizaciones, por ejemplo el Gobierno se asociaba con Soynica y a través de esta alianza ofrecían mejores cosas y había más creatividad. Soynica ofrecía ácido fólico, soya y complementaban la nutrición. Entonces al dejar a la sociedad como conjunto fuera de las posibilidades, la capacidad del Gobierno disminuye porque literalmente hemos descansado en la cooperación externa, entonces se acaba la fuente de financiamiento y los programas se caen. La segunda parte del tema de desarrollo infantil tiene que ver con el hecho que el desarrollo del niño es integral, no es solamente darle de comer, lo cual es muy importante, ¿sabe cuánto dan de mamar las mamás en promedio? dos meses, la lactancia materna es el mejor alimento para el niño, es gratis y sin embargo la costumbre en Nicaragua es que antes de que el niño cumpla el año les inician a dar coca cola, café, cereales. Hay un montón de comida chatarra en la dieta del nicaragüense sustituyendo frutas y verduras, entonces la capacidad de ofrecer a los niños una dieta balanceada es reducida porque no valoramos lo que podemos hacer desde nuestros propios hogares. Otro aspecto es que se platica poco con los niños, un niño para que entre a primer grado con capacidad de aprender a leer debe de llevar un vocabulario oral, no estoy hablando de capacidad de leer de corrido o vocabulario escrito, sino un vocabulario que él entienda y que pueda usar más o menos 3,000 palabras. En ese sentido, un estudio del BID de 2013 señaló que los niños nicaragüenses están más bajos que Paraguay y Honduras, eso hace que lleguen con déficit y que cueste comprender. La comprensión es uno de los problemas más serios con los que se tropieza la educación cuando comienza a enseñar a leer a un niño, porque él puede leer como un lorito, pero si no comprende se limita la posibilidad de seguir avanzando en su aprendizaje.

Mencionaba usted estos programas que ha impulsado el gobierno y que han venido mejorando un poco la enseñanza inicial, pero ¿cuál es la principal falla?

Yo diría que una falla principal es que estos programas son intermitentes, ya que si tenés fondos funcionan, pero cuando se van los fondos se caen y la niñez es permanente, no podés darle un día y quitarle el siguiente, ellos necesitan todos los días y necesitan urgentemente atención. Entonces nosotros si somos un país verdaderamente interesado en la educación deberíamos de invertir fondos de la República en una cantidad fuerte en primera infancia porque desde el embarazo se crean las condiciones para tu potencial futuro. Si nosotros invertimos con Painin durante cuatro o cinco años y de pronto dejamos de invertir, luego volvimos a invertir con el Programa Amor del que se dejó de hablar un rato, no fue sino hasta hace poco que este mismo Gobierno ha vuelto a hablar al respecto, ahora que asume su tercer período.

¿Qué destrezas debería estar aprendiendo un niño de 3-4 años en un preescolar del país?

El preescolar no está diseñado para que los niños aprendan a leer, no es ese digamos su objetivo, sin embargo si un niño desea aprender nadie lo debe detener porque cada niño tiene su propia capacidad, entonces vos no podés frustrar a un niño que quiera ir más allá, pero el preescolar no tiene ese propósito. Sin embargo, en un preescolar se crean habilidades prelectoras y las habilidades también de curiosidad científica, las habilidades afectivas necesarias para poder desenvolverte en primer grado con una cantidad de niños mayores, en el barrio, en la comunidad y también lo que se conoce como la capacidad matemática previa, vos en esa etapa no sabés, digamos, que dos es un símbolo, pero ya podés comenzar a verlo como un signo que indica cantidades, ya comenzás a asociar objetos con un símbolo dibujado aunque vos no lo podás manejar todavía como una abstracción. Debés saber habilidades psicomotrices, o sea poder tener un poco de balance, saltar en un pie. Todas son cuestiones que deberías de poder aprender en preescolar, comenzar a manejar la mano y la coordinación ojo-mano, la motora fina.

Y en lo que toca a lectura sobre todo trabajar lo que se conoce como conciencia fonológica, la cual consiste en que los niños puedan discriminar sonidos del aula (la p, la m, la v, etc).

¿Qué pasa con los preescolares comunitarios?

El preescolar comunitario es una oferta rústica si podemos decir algo con respecto a eso, pero su valor es muy grande, el niño socializa, tiene oportunidad de dominar algunas habilidades. Es cierto que las maestras no son tales en el sentido que no se graduaron de ninguna normal ni de ninguna universidad, pero son personas a las que se les da un entrenamiento y ofrecen algo mejor que la mamá que está ocupada le puede dar al niño.

Lo que yo percibo es que el programa se ha debilitado. Fue un programa fuerte en los 80 y en los 90 tuvo un gran valor, tuvo mucho respaldo de financiamiento del Banco Mundial, pero con el último préstamo blando del BM se invirtió en preescolar pero no se oye de los comunitarios y como el Gobierno ya no da datos no sé qué pensar, si es que ya los preescolares comunitarios los han ido desapareciendo, creyendo que es una oferta mala, o por formalizarlos los han ido asumiendo, pero no con la capacidad como para seguir en las áreas rurales con la presencia que tenían antes.

¿Cuáles son esas técnicas que debe conocer una maestra multigrado?

Agrupar correctamente a los niños porque si vos tenés de primero y de sexto juntos tenés un desafío muy grande, pero si agrupás primero y segundo grado, los problemas no son tan diferentes en materia de lo que tenés que cubrir por el currículo. También otra técnica es saber cuánto tiempo vas a dedicar a cada grado porque si vos ya distribuís tu tiempo, lográs una planificación que te da un norte. Tercero: hacer trabajo de grupo, pero sin que este sea decirles “copien” porque eso no tiene mayor valor desde el punto de vista del aprendizaje. Les podés decir van a leer cuentos de tres en tres y se van corrigiendo el uno al otro. Hay que emplear material didáctico, necesitás tener rincones de diferentes cosas en el aula para que los niños accedan a libros, a elementos que puedan manipular especialmente para enseñar matemáticas, porque el niño aún no tiene bien desarrollado el pensamiento abstracto, lo debe ir creando para entender conceptos de suma, resta, multiplicar y dividir, todo eso pasa por recursos didácticos.

¿Cómo está la formación de las personas que se supone estarán enfocadas en la enseñanza de preescolar?, ¿hay avances, se mantiene igual?

Es muy poco lo que el Gobierno dice sobre este tema. Hace unos cuatro años se realizó una investigación en América Latina y ahí se dice que somos uno de los dos países en las que no hay una formación para maestros a nivel de universidad, o sea nuestros maestros tienen 13 años de formación promedio, lo cual es bajísimo. Un maestro debería tener un nivel universitario para poder enseñar, en sus manos está el futuro de la niñez y de los adolescentes del país, entonces ¿cómo vas a poner a alguien con secundaria más un año de estudios a cargo de una responsabilidad tan grande? Un segundo elemento es que el estímulo económico que reciben es bajo, yo no digo que les deberíamos de pagar sin atar el salario a resultados, pero si pudiese haber estímulos para mejorar los salarios de los maestros más dedicados, de los que llegan a clases todos los días, de los que imparten íntegramente el tiempo.

¿Cómo estamos nosotros en términos comparativos en la enseñanza de preescolar con el resto de países del istmo?

Lo que te puedo decir es lo que salió en Terce (Tercer Estudio Regional y Comparativo sobre aprendizaje): el progreso de Nicaragua fue mínimo y si se analiza estadísticamente se pudiera decir que no existe tal progreso. En el estudio en materia de lectura comprensiva estamos peor que República Dominicana y Honduras. Nicaragua se está evolucionando demasiado lento para las necesidades.

Mantenemos problemas de cobertura de matrículas, deberíamos de tener el ciento por ciento de matrículas, pero no es así y quienes se quedan fuera son los más pobres, los de las zonas rurales, los del Caribe porque la escuela está lejos, porque el maestro no llega todos los días, entonces tenemos un serio problema con la oferta.

Se les da, ahora entiendo que a todos, mochilas, zapatos, útiles escolares con los fondos del Banco Mundial, para mí habría que priorizar, se debería de dar más a quienes tengan menos y además incentivar a sus padres para que los manden al colegio, ya sea con becas, con cualquier mecanismo que permita que el pobre no se quede sin estudiar porque si no estamos reproduciendo desigualdad.