•  |
  •  |
  • END

Para doña Mercedes González la llegada de la noche es un sacrificio, porque en vez de descansar, empieza a escuchar el molesto zumbido de los zancudos que no la dejan conciliar el sueño, pero en los próximos días espera un cambio, pues en su barrio ya inició la Primera Jornada de Abatización del Ministerio de Salud.

“Usted viera, son nubes de zancudos que no dejan dormir, pero con este veneno tenemos fe en que van a calmarse. Son nubes de animales que no se aguantan”, afirmó González, habitante del barrio Costa Rica.

En el año hay cinco campañas de abatización a nivel nacional, y ésta es la primera que se hace de forma preventiva, antes de que llegue el invierno y la población de zancudos prolifere, explicó la doctora Mayra Pantoja Ortega, Directora del Centro de Salud “Roberto Clemente”.

En lo que va del año, el Distrito Cuatro de Managua registra 28 casos sospechosos de dengue clásico, es decir, presentan síntomas compatibles como cefaleas, dolor en las articulaciones, fiebre, dolor abdominal, plaquetas bajas; el último se presentó el jueves pasado en un menor de 10 años.

Esta cifra, según autoridades del Minsa, no es mayor que la de 2008, pero tampoco significa que se está bien, pues con la llegada del invierno se dispararía.

“Estamos trabajando en educación de la población y prevención de la enfermedad. Andamos indicando la eliminación de recipientes de basura que se convierten en criaderos de la larva; explicando cuáles son los síntomas del dengue para que acudan inmediatamente al Centro de Salud más cercano”, expresó la galena.

Una motita de abate, dicen las autoridades de Salud, dura dos meses, y no debe eliminarse antes de ese tiempo. El químico tiene efecto sobre la larva del zancudo, inhibiendo su desarrollo.

Los barrios abatizados este fin de semana fueron: Costa Rica, El Paraisito, La Tenderí, y barrios costeros donde hay más presencia de la enfermedad.