Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Bluefields/ RAAS
El “sueño americano” de 50 asiáticos y africanos, inmigrantes ilegales, acabó el viernes en las costas de la Región Autónoma del Atlántico Sur, entre Punta Gorda y la desembocadura del río Maíz, donde fueron abandonados por “coyotes” colombianos.

“Se trata de 27 eritreos, ocho nepalíes, 12 etíopes y dos ghaneses”, informó el jefe del distrito Naval del Atlántico, capitán de fragata Ángel Fonseca, quien dijo que 38 son hombres, 11 mujeres y hay un niño de tres años.

Crueldad

El eritreo David Guisa informó que hace 40 días zarparon de las costas de Kenia en un barco pesquero, y que en Colombia permanecieron siete días. “Después los traficantes nos llevaron en un velero hasta estas costas donde nos abandonaron, diciéndonos que era Honduras”, explicó.

Guisa señala que habían pagado alrededor de 2 mil 500 dólares cada uno para que los llevaran hasta los Estados Unidos, pero si no pueden llegar a ese país prefieren quedarse en cualquier otro como exiliados políticos, pero a sus países no quieren volver.

El capitán Fonseca descartó que los “coyotes” colombianos que trasladaban a estos indocumentados tuvieran conexión en Nicaragua. “Se trata de una red internacional y parece que su base era en Honduras”, indicó.