Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

A Nicaragua le esperan días más duros que los que ya está viviendo por la caída de diversos indicadores económicos, por pérdidas de reservas, una cooperación y un flujo de reservas decreciente, fenómenos que diversos economistas vaticinan se dejarán sentir con más fuerza a partir del segundo semestre de este año.

El panorama fue pintado por algunos economistas al hacer un análisis sobre declaraciones dadas por el Presidente del Banco Central, Antenor Rosales, quien dijo que se espera a lo largo del año una pérdida de 40 millones de dólares en reservas y un nuevo ajuste presupuestario, adicional a los 1,300 millones que ya se redujeron.

Problemas con el FMI

De acuerdo con Rosales, la reducción en las reservas internacionales está siendo discutida con el Fondo Monetario Internacional, organización que no acepta que se produzca esa baja, la cual es para el titular del Banco Central necesaria a fin de ayudar a financiar el Presupuesto nacional.

El Presidente del Banco Central explicó que en Nicaragua estamos requiriendo liquidez, y agregó que lo que se está haciendo es mantener en el mercado la cantidad de recursos necesarios para que siga fluyendo el crédito.

“Creemos que este año las condiciones nos obligan a perder reservas, algo así como 40 millones de dólares, algo que al FMI no le parece, por lo tanto estamos haciendo proyecciones”, afirmó Rosales, quien a la vez consideró que tratará de cerrar la brecha presupuestaria con títulos por 30 millones de dólares y por disponibilidades del Banco Central por 30 millones de dólares adicionales

Más ajustes en el presupuesto
En ese sentido, agregó que todavía hace falta hacer más ajustes en el Presupuesto Nacional, hacer un mejor cálculo de ingresos a tener en 2009 y obligatoriamente bajar más de lo ya realizado a nivel presupuestario.

Abogó Rosales para que las medidas necesarias para sacar al país de la actual situación, requieren alejarse un poco de la ortodoxia del FMI, lo que no ha sido aceptado por el organismo, al tiempo que añadió que el gasto social debe mantenerse, ya que no se puede reducir más.

Exacerbada esa situación por la recesión internacional y por la crisis política interna que ha agudizado los problemas económicos del país, llevará probablemente a acrecentar el desempleo, destaca el economista Sergio Santamaría, para quien la situación se pondrá aún mas difícil dada la baja en ingresos por exportación de parte importante de los productos de la nación.

Agregó a los problemas la caída de las exportaciones de zonas francas que ha incidido en más desempleo, dado que el consumo de este tipo de productos se ha reducido entre el público de Estados Unidos.

De acuerdo con Santamaría, posiblemente hacia el tercer trimestre del corriente año, haya una pequeña recuperación en el consumo de Estados Unidos, lo que puede comenzar a ayudar a Nicaragua, pero quizás a lo largo de 2010, mientras tanto, esa situación estará golpeando con más desempleo.

Recordó, que antes, los problemas de crisis en el país eran resueltos expulsando a la población hacia otras naciones a buscar empleo, pero ahora que la crisis es general, no hay dónde mandarlos, por lo que se prevé un mayor deterioro social en el país, lo que se ve agravado de continuarse con la impunidad que ha existido en la nación.

Hay que resolver problemas institucionales y políticos

Apuntó Santamaría que es necesario reducir los problemas de carácter institucional y político en el país, para que se pueda aprovechar alguna posibilidad de mejoría, además de darle a la cooperación la importancia que tiene.

Por otra parte, el también economista René Vallecillo expresó que dos problemas centrales: la reducción en el financiamiento y la disminución de la cooperación, se juntan con una probable caída en las recaudaciones, tomando en cuenta que el gobierno había planeado que el producto interno del país crecería en primera instancia un tres por ciento, ahora un dos y algunos consideran que bajará casi a cero por ciento.

En ese sentido, dijo que si no se consiguen más ingresos, se deberán disminuir aún más los gastos, bajar reservas y emitir bonos del tesoro, pero todo ello afecta al crédito dirigido hacia el sector productivo, y la única salida es incorporar la cooperación venezolana al presupuesto, algo que no lo han querido hacer por el uso discrecional que se le dan a esos fondos.

El fraude

De hecho significa que vienen días más duros, que la crisis se sentirá en todo su rigor en el segundo semestre de 2009, pero si se logrará rescatar la cooperación presupuestaria cortada por el fraude, Nicaragua enfrentaría con más posibilidades la crisis.