•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Dos días después de ser asesinado durante un tiroteo entre agentes de la Policía Nacional y unos delincuentes, el subinspector Julio César Narváez Valle fue sepultado la tarde del sábado en el cementerio Oriental.

Familiares y amigos despidieron entre lágrimas los restos del subinspector Narváez Valle, quien deja huérfanos a un bebé que al día de hoy tiene 23 días de nacido y otro de cuatro años.

Humanismo y entrega son las palabras que, según sus familiares, identificaban al oficial Julio César Narváez Valle cuando estaba en vida.

Josué Garay/ENDEl cuerpo fue trasladado desde Villa Venezuela -lugar donde habitaba el oficial-, hasta el cementerio Oriental. 

Una multitud acompañó el cuerpo sin vide del agente policial, esta tarde, hasta el cementerio Oriental.

Ayer fue sepultado en el municipio de Masatepe, Masaya, el oficial Howar Urbina Flores, quien también fue abatido durante el enfrentamiento en el barrio San Luis de la capital.

En la balacera también sufrió una herida de bala el oficial Oliver Manuel Chon Alvarado, quien se recupera en el hospital.

En tanto, hoy mismo los dos acusados de matar a los oficiales la mañana del jueves en el barrio San Luis, en Managua, fueron remitidos a juicio. La historia sobre el proceso legal puede leerla aquí.

Uno de los procesados, Víctor Manuel Morales García, tenía una orden judicial de captura desde el 10 de marzo de 2015, pero permanecía en libertad. Haciendo click aquí puede leer los detalles del caso.

En este tiroteo murió  Diógenes Trinidad Medina Martínez, de 36 años, quien era el líder de la banda de delincuentes y tenía antecedentes penales.

Tras el crimen, la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, prometió una respuesta rigurosa a los grupos criminales que operan en Nicaragua. 

El crimen ha despertado el interés en toda Nicaragua no solo por el ataque cometido, sino por el arrojo de los oficiales al enfrentar a los delincuentes la mañana del jueves en el barrio San Luis, en Managua.

Tras el intercambio de balazos, se grabó un video en el que se ve lo ocurrido después de la tragedia.

El Nuevo Diario comparte las imágenes, pero advierte que son fuertes.