•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando se quiere, se puede, dice el dicho que se aplica bien a Carlos Andrés Pérez Gutiérrez, un joven nicaragüense originario de Jalapa, Nueva Segovia, que sobrepasó todo tipo de obstáculo para convertirse en un empresario exitoso en Madrid, España.

Este joven de un carisma sencillo y con una visión empresarial, salió de su natal Jalapa, porque ya no soportaba la situación económica que lo acechaba. En diferentes ocasiones tuvo que pasar hambre, porque el dinero no alcanzaba para comprar alimentos.

Recordó que salió de su natal ciudad en el año 2007. Su equipaje era una pequeña mochila donde llevaba un par de mudadas y las esperanzas de poder salir de la pobreza. En uno de los bolsillos de su pantalón llevaba US$60, que había prestado para hacerle  frente a la vida en su travesía. Una hermana que ya se encontraba en Madrid, fue quien le consiguió el dinero del pasaje para que emprendiera el viaje a la "Madre Patria".

Una vez en España no tuvo problema en conseguir trabajo, a las pocas semanas de haber llegado, ya estaba empleado. Logró pagar todas sus deudas, y hasta apoyar económicamente a sus familia en Jalapa. Todo marchaba de maravilla hasta que la economía española colapso en 2012, dejando a millones de españoles sin empleo.  

“Cuando la economía colapsa, yo pierdo mi trabajo. Pero al poco tiempo de estar sin empleo logré conseguir trabajo como cocinero en un restaurante donde no me pagaban, porque no tenían dinero con  que pagarme”, explico optimista.

“Me pagaron al principio, pero retrasado, pero al final, no me pagaron del todo. Con la ilusión de que algún día me iban a pagar, pase seis meses trabajando de gratis. Por dicha que mi mujer tenía un trabajo estable y ella era la que corría con los gastos de la casa”, relató.

ARRIESGÓ SUS AHORROS

Cansado de estar trabajando sin sueldo, decidió arriesgar los pocos ahorros que le quedaban y junto con los ahorros de su esposa, invirtieron para abrir una comidería Nica. La idea de abrir el comedor nació debido a la existencia de un local de comida latina donde vendían comida nicaragüense cerca de su residencia. “La comida que vendía este lugar no era muy buena, y habíamos notado que la población nicaragüense iba creciendo en Madrid”, expresó.

El 29 de junio, 2013, abrieron las puertas del restaurante “Volcanes”, que con el tiempo fue creciendo. El  nombre se lo dieron para resaltar que Nicaragua es un país formado por muchos volcanes.

“Cuando abrimos no recibimos muchos clientes”, comentó. “Luego vino el mes de agosto, que es un  mes muy malo porque todo mundo se va de vacaciones y Madrid queda vacío. Desde que abrimos hasta diciembre todo fue pérdida.

Tuvimos que prestar dinero al banco para solventar los gastos del restaurante. Estábamos muy agobiando, pero seguíamos siendo positivos. Nunca perdimos la fe en que las cosas tenían que cambiar a nuestro favor. Mi mujer seguía trabajando y me traía su salario para que yo lo invirtiera en el restaurante, fue una situación muy dura porque me daba lástima por ella, porque todo su dinero era para pagar los gastos del restaurante”, apuntó.

PERSEVERANCIA

Pero la perseverancia, hizo que Carlos Andrés pudiera ver la luz al final del túnel. Recordó que a partir de enero 2014, el negocio empezó a generar ingresos. Los gastos que generaba el restaurante se iban solventando poco a poco, con la llegada de nuevos clientes, quienes se iban enterando del restaurante a través de Facebook o a través de personas que daban buenas recomendaciones del local nica.

“Cuando el restaurante generaba dinero lo suficiente para pagar todas las cuentas, nos quitamos un gran peso de encima, fue como respirar aire fresco nuevamente”, explicó contento.

“El ser persistentes nos ayudó mucho, yo me creé la idea que podía lograrlo y nunca me di por vencido, porque siempre pensé que mi idea era muy buena”, relató.

EN CRECIMIENTO

En la actualidad en el restaurante "Volcanes" se emplea a ocho personas, todos de origen nicaragüenses. El éxito del restaurante nica ha sido tal, que se ha convertido en un punto de referencia para los nicaragüenses que viven en Europa. Además, muchos españoles, franceses y de otras nacionalidades que tienen pensado viajar a Nicaragua, pasan por el restaurante para desgustar la comida nica y de esta forma, darse una idea de lo que encontrarán en Nicaragua.

Carlos Pérez aseguró que para mantener el sabor auténtico de la comida nicaragüense, la mayoría de sus productos los traen de Nicaragua. Muchos medios de comunicación españoles incluyendo El Mundo, principal rotativo de Madrid; han destacado la calidad de la comida de este restaurante nica que está ganando mucho prestigio en Europa.

El restaurante "Volcanes",  está ubicado en la calle General Ramírez de Madrid 14. Muy cerca del Estadio Santiago Bernabéu donde juega el Real Madrid.