•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Paúl Jáenz Leal y Víctor Manuel Blanco Morales fueron acusados este sábado por la Fiscalía como coautores de los asesinatos perpetrados contra los policías Julio César Narváez y Howard Urbina Flores.

El pasado jueves un grupo de hombres armados se enfrentó a disparos con oficiales de la Policía Nacional en el barrio San Luis de la capital. En este enfrentamiento fallecieron dos oficiales y uno de los hombres del grupo, cuyo nombre es Diógenes Trinidad Medina Martínez.

Los procesados también enfrentan cargos por asesinato frustrado en perjuicio del oficial de policía Oliver Chow Alvarado, además de robo agravado en grado de tentativa y obstrucción de funciones en perjuicio de la Policía.

En el caso de Víctor Manuel Blanco Morales (quien en otra causa judicial aparece como Víctor Manuel Morales García) también enfrenta cargos por portación ilegal de armas.

Se valió de parentesco

En la acusación presentada por la fiscal auxiliar, Fabiola Mercedes Mendoza se asegura que Paúl Jáenz, uno de los acusados, proporcionó a Diógenes Trinidad Medina Martínez, alias “Yogui”, un papel con las características de la casa donde iban a robar.

Agentes recolectan evidencias en la escena del crimen.En el papel encontrado en una bolsa del pantalón de “El Yogui”, abatido en el intercambio de disparos, se describe las características de la casa del comerciante, Yáder Rodríguez, a quien ese día robarían, según la acusación fiscal.

En el mismo documento presuntamente elaborado por Paúl Jáenz, este recomienda a Diógenes Medina llevar una pata de chancho para abrir una caja fuerte, según el escrito acusatorio.

Jáenz presuntamente tenía conocimiento de las características de la casa del comerciante porque tiempo atrás estuvo emparentado con Yáder Rodríguez: una hermana de Jáenz fue novia de un hermano de Rodríguez.

Reos golpeados

En la audiencia preliminar, los acusados Paúl Jáenz y Víctor Manuel Blanco fueron presentados por la Policía con los rostros inflamados y moretones, en el caso del primero  con el ojo izquierdo cerrado.

Galería de fotos: Balacera en el barrio San Luis

“Los policías me sacaron en la noche (de la celda) a golpearme y me decían que si yo no quería hacerme cargo de algunas cosas me iban a matar a golpe”, expresó Blanco quien se quejó de maltrato físico en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Antes del reclamo de Víctor Manuel Blanco, su abogado defensor, Roberto Cruz, pidió a la jueza Gallardo levantar un informativo de lo denunciado por su representado, pero la judicial desestimó la referida petición.

Rechaza delitos graves

El abogado Álvaro García, defensor de Paúl Jáenz, rechazó que su representado sea partícipe de los dos delitos, el asesinato frustrado y obstrucción de funciones en perjuicio de la Policía.

“La acusación dice claramente que mi representado (Paúl Jáenz) proporcionó información de la casa donde supuestamente iban a robar, por ninguna parte se dice que él haya disparado contra los policías o haya puesto resistencia a su detención”, señaló el abogado defensor.

Al igual que su colega Roberto Cruz, el abogado Álvaro García pidió que su representado sea examinado por forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) para que determinen la gravedad de los golpes que aseguran haber recibido de manos de agentes policiales.

Nueve días de prisión

La jueza Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, Indiana Gallardo, al final de la audiencia, aceptó la acusación contra Jáenz y Blanco, dictando nueve días (hábiles) de prisión preventiva para los acusados.

 

La jueza de Audiencia destacó que los dos policías muertos en el cumplimiento de su deber el pasado jueves lo hicieron por garantizar la seguridad ciudadana y prevenir el delito, también ordenó que los imputados sean examinados en la medicatura forense.

La audiencia inicial para los acusados de matar a los dos policías quedó programada para el próximo nueve de febrero a las ocho de la mañana.