•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A eso de las 2:00 de la tarde de ayer, dos días después de ser asesinado durante un tiroteo entre agentes de la Policía Nacional y unos delincuentes, el subinspector Julio César Narváez Valle, de 35 años, fue sepultado en el cementerio Oriental.

Familiares, amigos y miembros de la Policía Nacional escoltaron el cuerpo de Narváez, desde su casa de habitación en Villa Venezuela hasta el Complejo Policial Ajax Delgado, sitio donde le rindieron un breve homenaje. Minutos después fue trasladado hasta el camposanto.

Entre lágrimas y rostros de tristeza fue despedido el subinspector Narváez, quien ahora deja huérfanos a un bebé que al día de hoy tiene 24 días de nacido y otro de cuatro años.

Algunos de sus familiares destacaron el amor y cariño que tenía por la vida el ahora fallecido. Además, expresaron que el humanismo y la entrega son las palabras que identificaban al oficial Narváez cuando estaba en vida.

Te interesa: Presentan ante el juez a acusados de asesinar a dos policías

“Algún día nos volveremos a ver”, gritaba Mirna Mercedes Pérez mientras abrazaba el ataúd de su difunto esposo.

Mientras que la madre del oficial, Sara Valle, no dejaba de lamentar el percance.Madre del oficial fallecido llora desconsolada durante el sepelio.

Minutos antes que ingresaran el féretro en la fosa, tanto Sara Valle como Mirna Mercedes Pérez se desmayaron ante la angustia. Tuvieron que ser trasladadas en patrullas policiales hasta otro lugar.

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, expresó ayer ante medios oficialistas sus condolencias a las familias de los agentes de la Policía Nacional abatidos el pasado jueves.

“Es triste ver cómo un ciudadano y servidor de la ciudadanía, como son los miembros de la Policía Nacional mueran, cuando supe de la muerte me puse en oración, pues ellos son gente sencilla y que dejan a sus madres, esposas e hijos abandonados. Ojalá que no se sigan repitiendo tantos crímenes que involucran a nuestros hermanos”, señaló el prelado.

Desde que ocurrieron los hechos en el barrio San Luis, la situación ha causado dolor e indignación en el pueblo nicaragüense y en la institución del orden público.

Vea galería de fotos: Juicio a asaltantes y sepelio de víctima

EL OTRO OFICIAL FALLECIDO

El pasado viernes fue sepultado en el municipio de Masatepe, Masaya, el oficial Howar Urbina Flores, quien también fue abatido durante el enfrentamiento ocurrido a eso de las 8:50 de la mañana del pasado jueves.

En la balacera también sufrió una herida de bala el oficial Oliver Manuel Chon Alvarado, quien se recupera en el hospital.