•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El asesor de la Presidencia en temas sociales, Orlando Núñez, dijo este lunes que el Gobierno no permitirá la entrada de Uber al país para evitar conflictos entre el gremio de taxistas, pero a cambio piden a las cooperativas de transporte mejorar el servicio que ofrecen.

“No hay disposición de abrir las puertas a Uber. Ellos (los taxistas) están preocupados de que Uber pueda entrar a Nicaragua y nosotros estamos preocupados porque se puede generar un conflicto. Nosotros lo que le decimos a los transportistas es que al impedir la entrada de Uber en contraparte ellos tienen que mejorar su servicio a la población”, indicó Núñez.

Esta mañana se reunieron presidentes y representantes de las cooperativas de taxis del país con Ariel Bucardo, presidente del Consejo Nacional de Cooperativas, y el asesor presidencial en temas sociales para analizar cómo se está brindando el servicio actualmente y cómo mejorarlo.

Núñez destacó que el Gobierno facilitará la capacitación de los taxistas y  ejecutarán una campaña “para que la población tenga una imagen diferente del transportista”.

Uber es una empresa de transporte privado que ofrece los servicios a través de una aplicación móvil.  En Centroamérica está presente en Guatemala, Costa Rica y Panamá y cuentan con más de 20,000 socios.

El servicio es utilizado por al menos 700,000 personas al día en Centroamérica, según Julie Robinson, representante de Comunicación de Uber para Centroamérica y el Caribe.