•  |
  •  |
  • END

Para Maritza García, de 27 años, ir a una unidad de salud pública sigue siendo una mala opción. La muchacha, originaria de El Rodeo, dice que desde hace una semana tiene fiebre y dolor en los huesos, sin embargo “en el hospital no me dicen qué tengo”, comenta.

Ella cuenta que para saber lo que tiene, tendrá que esperar de ocho a 15 días. “Porque me mandaron varios exámenes, como uno que se llama ANA”, deletrea. Luego agrega: “No sé que es eso”.

Mientras tanto, el doctor que la atendió le recetó Peroxina y Ranitidina. Aunque “ninguno de esos medicamentos encontré en la farmacia (del hospital). Me dicen que tengo que ir a comprarlos a una farmacia privada, pero yo no trabajo, no tengo dinero…”, destaca. Así que se irá a como llegó y peor aún: con incertidumbre sobre su estado.

Sin embargo, no es la única en esa situación. Los pacientes con Lupus y Miastenia Gravis, pasan por lo mismo en los hospitales de referencia nacional de Managua. En el primer caso, medicamentos como la Prednisona, inclusive, ya los tienen limitados.

En el segundo caso, no hay reservas de Mestinon, una de las medicinas que sirven para nivelar la debilidad muscular de los pacientes con Miastenia Gravis.

Hay “pequeñas” fugas

EL NUEVO DIARIO intentó ayer obtener una explicación oficial sobre el tema a través de las autoridades del Minsa, pero no se logró localizar a ninguna. Extraoficialmente se conoció que en el sistema de salud pública no hay medicinas para enfermedades caras y raras.

“Hay reservas para dolores de cabeza, diabetes, asma, problemas del corazón y cáncer, aunque claro, no son suficientes, pero para enfermedades caras y poco frecuentes no hay del todo, o sea, seguimos como estábamos en el gobierno anterior”, argumentan las fuentes que pidieron el anonimato por medio a represalias.

“El otro problema que enfrentamos es que los médicos recetan las cantidades que quieren, a pesar de que hay un techo por paciente, pero eso no se respeta. Además hay pequeñas fugas de medicamentos y eso no se ha logrado controlar”, añaden los informantes.

La única “buena noticia” sobre ese escenario, es que los despachos en farmacia “son rápidos”, según refieren los pacientes. “Eso es lo único bueno que tienen, aunque en casos como el mío de nada sirve, porque me voy con las manos vacías”, apunta García.

Bloquean labor de END

EL NUEVO DIARIO intentó abordar a los pacientes del Hospital “Bertha Calderón”, de referencia nacional, para conocer su opinión sobre la atención que les brinda el centro asistencial descrito, pero la dirección del hospital impidió esa labor.

El subdirector del hospital, Víctor Manuel Mantilla, comunicó que “hay una disposición de sólo permitir el acceso a los medios con acompañamiento, puede venir mañana (hoy), ya que estaremos desocupados y podremos acompañarlos en las entrevistas”, refirió el médico.