Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

AFP y Mauricio Miranda

Este lunes comenzó la fase oral y pública del litigio entre Nicaragua y Costa Rica por la navegación en el río San Juan, ante la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, Holanda.

Hoy, martes, Costa Rica concluye su turno para argumentar su posición sobre sus derechos de navegación en las aguas del río nicaragüense. El jueves y viernes, el turno de responder será para Nicaragua.

Hasta la noche de ayer (hora de La Haya) el doctor Carlos Argüello, agente de Nicaragua en el caso, se encontraba reunido con su equipo de trabajo preparando la respuesta a lo que Costa Rica planteó este lunes en el inicio de esta fase oral.

Edgard Ugalde, Viceministro de Relaciones Exteriores costarricense, dijo ante 14 jueces de la Corte, que la navegación de embarcaciones de la Policía de su país fue prohibida por Nicaragua.

Señaló que, actualmente, “cada barco costarricense que navega en el río, debe detenerse en controles” establecidos por Nicaragua y “se le reclaman derechos de paso y visas”.

Según el diplomático, esta situación “es la antítesis de la libertad perpetua de navegación establecida en el Tratado” Cañas-Jerez.

Las medidas de Nicaragua destinadas a frenar, e inclusive prohibir la navegación de Costa Rica en ese curso de agua, se intensificaron a fines de los 90, según Arnoldo Brenes, consejero ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica.

Quieren pasear a sus turistas

"Cientos de turistas" (visitan ese río) cada mes, recordó, antes de indicar que su país tiene previsto pedir una indemnización a Nicaragua por su comportamiento, que calificó de "injerencia ilícita".

“Los intentos diplomáticos y otros no han permitido solucionar el diferendo”, declaró Edgar Ugalde durante la audiencia.

“Esperamos que la decisión de la Corte permita solucionar de forma definitiva este diferendo, de manera que Costa Rica y Nicaragua puedan volver a tener relaciones fraternas”, afirmó.

Las audiencias por este caso se prolongarán hasta el 12 de marzo, pero la decisión se conocerá dentro de varios meses.

Nicaragua se somete a decisión de Corte

La Cancillería nicaragüense emitió la tarde de ayer una nota de prensa, en la cual desmintió versiones noticiosas que señalaban que Nicaragua pondría en tela de duda la jurisdicción de la Corte para dirimir el caso.

Según dicha información oficial, Nicaragua “ha aceptado expresamente la jurisdicción del Tribunal internacional la cual, para este caso, se está ventilando el presente juicio”.

“Nuestro país es un país pacifista, y ha demostrado que utiliza los medios de solución de controversias que, tanto la diplomacia como el Derecho Internacional, ponen al servicio de los Estados”, reza el documento.

En la nota de prensa, la Cancillería sostuvo que “la soberanía de Nicaragua sobre el río San Juan fue establecida en el Tratado de Límites Jerez-Cañas, que ambos países suscribieron en 1858, y cuyo texto fuera reafirmado en el Laudo Cleveland en 1888”

“El Gobierno de Nicaragua rechaza las informaciones noticiosas, con las cuales se pretende poner en duda el sumo imperio de Nicaragua sobre el río San Juan”, añadió.

En esta fase oral del juicio, Nicaragua tendrá la oportunidad de reforzar los argumentos, pruebas y evidencias que han sido presentados en la fase escrita, “los cuales ponen de manifiesto la indiscutible soberanía y sumo imperio de Nicaragua sobre el río San Juan”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores en su nota de prensa.

Tenemos argumentos sólidos

“El pueblo de Nicaragua puede estar tranquilo, debido a que los argumentos de Nicaragua son sólidos y basados en la historia, el derecho y la razón”, finalizó.

EL NUEVO DIARIO intentó conversar con el doctor Carlos Argüello Gómez, agente de Nicaragua en el caso, pero éste no se encontraba disponible, ya que trabajaba en la respuesta que brindará en los próximos días ante el Tribunal, según nos dijo una asistente suya vía telefónica desde La Haya.

Sin embargo, en recientes declaraciones a END, Argüello sostuvo que Costa Rica no tenía ninguna posibilidad de ganar el caso por la consistencia y solidez de los argumentos presentados por la parte nicaragüense.

Según el jurista, iba a resultar “interesante” escuchar los argumentos de Costa Rica, ya que según él, este país no tenía una base sólida para obtener una decisión favorable de parte del Tribunal.

Argüello reconoció que el Tratado Cañas-Jerez permitía a Costa Rica el transporte de mercancías a través del río San Juan, pero no de turistas, porque sencillamente dicho rubro económico no existía en la época, afirmó.

Pero, además, el diplomático nicaragüense fue categórico en afirmar que el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional nicaragüense eran las únicas autoridades que pueden navegar armados en las aguas del río.

Enfatizó que cualquier otro cuerpo o entidad debía pedir permiso a las autoridades nicaragüenses, si pretendían circular armados por el río San Juan.

Argüello dijo que la “solidez” y “consistencia” de los argumentos nicaragüenses sobre el litigio, eran prácticamente “irrebatibles”.

En esta conversación, que el jurista sostuvo a escasos días del inicio de esta fase oral, señaló que la sentencia del Tribunal estará lista este mismo año, probablemente en el mes de julio.

El 29 de septiembre de 2005, Costa Rica presentó una demanda ante la CIJ respecto de los derechos de uso y tránsito por el río San Juan.

El río San Juan, que nace en el lago Nicaragua y desemboca en el Mar Caribe, ocupa 141 de los 300 kilómetros de frontera entre los dos países.