•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La zona norte, el Corredor Seco y Bosawas son los lugares en Nicaragua donde los menores de edad sufren mayor vulnerabilidad al derecho de un medioambiente sano, esto debido a la falta de acceso al agua potable y saneamiento, según el informe “Los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Medioambiente”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) especifica que el saneamiento significa poner a la disposición de las comunidades instalaciones y servicios que permiten eliminar sin riesgo la orina y las heces fecales.

El documento realizado por la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codeni) indica, que la situación se ha agravado por los extremos cambios climáticos de los últimos tres años, tal como fue el fenómeno del Niño.  

Marvin García, coordinador del Observatorio de Codeni,  expresó que los menores de edad en el país están expuestos a diversos factores contaminantes que dañan su salud, entre ellos la mala calidad del agua.

Denis Meléndez, coordinador de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR), explica en el informe: “cada vez que el período seco es más intenso causa un déficit de humedad, y como consecuencia se da el desabastecimiento de agua, aparición de enfermedades y elevación de temperaturas, las cuales afectan principalmente a los menores y a los adultos mayores".

Humo de leña

Adilia Amaya, secretaria ejecutiva de Codeni, señaló que las principales causas de mortalidad en menores de cinco años de edad están relacionadas con el medioambiente.

“Por ejemplo, en lugares donde se cocina con leña hay una seria contaminación del aire. Sobre todo porque se da en lugares cerrados. Esta contaminación causa la muerte de casi un millón de menores al año en Latinoamérica, debido a infecciones respiratorias agudas”, señala.

Representantes de diversos sectores sociales destacaron durante el evento que para cumplir con los derechos ambientales de los menores de edad, tanto las ONG como el Gobierno y la empresa privada deben unir sus esfuerzos.

Amaya expresó ante los medios que los menores de edad que viven en situación de pobreza son quienes mayor sufren los efectos de los daños ambientales, ya que no tienen a su alcance las medicinas necesarias.

Según la investigación, el daño ambiental interfiere en la vida de los menores de edad y causa efectos directos en su salud, educación, supervivencia y correcta alimentación.

El saneamiento

El punto número 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contempla que cada Estado debe garantizar para el 2030 la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y el saneamiento para todas las personas.

Mientras que el objetivo número 13 propone a los líderes de Gobierno a que adopten en sus países medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

Sergio Gámez, representante del Programa de Investigación, Estudios Nacionales y Servicios Ambientales (Piensa), explicó en entrevista con El Nuevo Diario, en agosto pasado, que en comparación con el resto de Centroamérica,

Nicaragua está por debajo en términos de saneamiento, debido a que este tema ha sido invisibilizado.

Gámez puntualizó en ese entonces, que aunque los resultados alcanzan el 68% de saneamiento a nivel nacional, aún no se logra el 72%, que contemplaban los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de 2000-2015.

El especialista sostuvo que “se debe recordar que el saneamiento integral es algo importante para dar una mejor calidad de vida a las personas de las comunidades. El tema de saneamiento es visto como tabú por tratarse de la defecación”.  Además, comentó que llegar a la meta en cuanto a saneamiento es un trabajo lento en el país, porque significa cambiar hábitos culturales.

Múltiples amenazas

El informe de Codeni, que contó con el apoyo de Save the Children, Terre des Hommes y Plan Internacional, indica que en la etapa de la infancia ocurre el desarrollo físico, social e intelectual de las niñas y niños, quienes hasta finales de la adolescencia requieren un ambiente protegido para su salud.

De acuerdo con Marvin García, coordinador del Observatorio de Codeni, en Nicaragua los menores también se ven expuestos a múltiples amenazas de la naturaleza como terremotos, huracanes, tsunamis, erupciones volcánicas y deslaves.

La organización Terre des Hommes publicó en 2016 un informe titulado “La protección de los derechos ambientales de la niña y los niños”, en donde destaca que la brutal explotación de los recursos naturales, la pérdida de la biodiversidad y otros daños ecológicos irreparables ensombrecen las perspectivas del futuro de los menores de edad.  

En el 2016 la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) tenía entre sus planes instalar 20,228 nuevas conexiones en saneamiento y beneficiar a 109,230 familias que habitan en la zona urbana a nivel nacional.