Mauricio González
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ayer se celebró el Día Mundial de los Humedales. En Nicaragua, la vicepresidente, Rosario Murillo, estimó que un 20% de nuestro territorio reúne las condiciones de humedales.

De acuerdo a Murillo eso equivale a 26,000 kilómetros cuadrados, que sustentan una importante diversidad biológica.

“Son centro donde viven especies críticamente amenazadas, pueden albergar poblaciones muy numerosas flora y fauna. Su mayor potencial está vinculado a la producción de agua potable, recurso tan importante ante el cambio climático”, sostuvo.

Los humedales tienen un gran potencial turístico para pesca artesanal, reproducción de crustáceos, también de gran provecho para pesca de camarón y peces de escamas, indicó la vicepresidente.   

En 1996 Nicaragua ratificó el convenio Ramsar. En ese sentido Murillo dijo que el Gobierno asume los compromisos que se derivan para preservar y usar racionalmente los humedales. “Tenemos una política nacional de humedales”, aseguró la mandataria. El científico Jaime Incer Barquero, señaló que los humedales más amenazados son la laguna de Tisma, Moyua, Las Canoas, Apanás, hasta el mismo lago Cocibolca. Las principales amenazas de estos ecosistemas son el despale, la sequía, el cambio climático y la actividad humana. Murillo recalcó que gran parte de las comunidades rivereñas viven dentro de los humedales y obtienen de estos gran parte de los recursos para asegurar su subsistencia. De igual manera, destacó que de las 76 áreas protegidas de Nicaragua, 35 son humedales,  por ejemplo Los Guatosos, refugio de vida silvestre, cayos Miskitos, delta del Estero Real, llanos de Apancunca, entre otros.