•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una pasada de cuentas por razones aún desconocidas es el móvil sobre el que centran sus investigaciones las autoridades policiales para esclarecer el crimen del motociclista Óscar Miguel Torres Largaespada, de 30 años.

“Toda apunta a que se trata de una pasada de cuentas”, dijo una fuente policial vinculada a las investigaciones.

El informante, quien habló  bajo la condición de anonimato,  explicó que si el móvil del crimen fuera el robo de la motocicleta pulsar roja, placa M 105 -191 que conducía, no la  habrían dejado abandonada debido a que los maleantes tuvieron tiempo para apoderase del medio y huir.

Óscar Miguel Torres Largaespada  fue ultimado de dos impactos de bala por la espalda,  la mañana del viernes en una calle del barrio Cuba, en el Distrito II de la capital.

La víctima llevaba como pasajera a su tía Luz Largaespada. El motociclista recibió los dos impactos de bala en la espalda y murió sobre el pavimento.

Diferentes versiones

Un motociclista que presenció el crimen relató que los sujetos que mataron a Óscar Torres  estuvieron cerca de matarlo a él;  porque en la marcha, cerca del puente León, amenazaron con  dispararle.

Lea además: Los homicidios que registró Nicaragua entre enero y octubre pasado

Según el testigo, el sujeto que manejaba la motocicleta le preguntó a quien iba de pasajero si era él  la persona que buscaban a lo que  el acompañante le respondió: “No, es el que va adelante”, refiriéndose a la víctima.

El mismo testigo también manifestó que instantes después escuchó cuatro detonaciones y al regresar a la esquina sur del negocio Grúas Lazo, a la distancia, observó el cadáver de la víctima boca abajo sobre el pavimento.

Otro testigo asegura que la víctima tuvo el alcance de percatarse que era perseguido por los maleantes y fue la razón por la  que antes de ser baleado detuvo la marcha de la moto para bajar de la misma a su tía, quien afortunadamente resultó ilesa.

En medio de la confusión surgió, entre quienes estaban en la escena del crimen, una tercera versión, y es que los pistoleros estaban esperando en una esquina a la víctima,  pero ninguna de las tres versiones fue confirmada por la Policía Nacional.

Redada policial

El Noticiero Acción 10  en su edición del mediodía informó de la detención de cinco sospechosos en el barrio Hugo Chávez y Jorge Dimitrov. Pero  esta versión periodística sobre la detención de sospechosos no fue confirmada ni desmentida por las autoridades policiales.

La vela del joven asesinado se realizó anoche en la colonia Francisco Morazán, en el costado este del colegio del mismo nombre.

Plan de seguridad

A raíz del saldo negativo que la delincuencia deja en la última semana, con cuatro personas muertas (dos oficiales de policía, un delincuente y un civil),  la Policía Nacional, en nombre del comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la institución policial, anunció que implementará un plan de fortalecimiento de la seguridad ciudadana con el objetivo  de reducir los focos delictivos en Managua.

Díaz señaló que durante el plan, que termina en diciembre de este año, se priorizarán los barrios, parques, paradas de buses, mercados y puntos turísticos de la capital. Para lograr mayor efectividad, las fuerzas policiales de Managua trabajarán en conjunto con la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP).

“Para la protección ciudadana se realizará vigilancia y patrullaje motorizado y a pie. Además, se va capturar a delincuentes que anden circulados por delitos relevantes, también a cabecillas de pandillas. Y se ocupará las armas de fuego que anden ilegales", dijo.

Según el comisionado general, en los parques se espera desarticular focos delictivos a los mil metros, detección de expendios de drogas, captura a delincuentes circulados y ocupación de armas de fuego.

En los mercados, vigilancia y patrullaje a pie, a lo interno, motorizados a los alrededores, desarticulación de focos delictivos y expendios de droga, captura a delincuentes circulados por delitos relevantes, ocupación de armas de fuego y trabajar para meter presos a los “topes”, que son los compradores de los objetos robados.