•   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una lancha fue ocupada por oficiales de la Fuerza Naval con más de 20 bombas artesanales en su interior, cuando estaba en mera faena de pesca en las costas del balneario de Casares, en la ciudad de Diriamba.

Según el teniente de corbeta Héctor Velásquez Román, la ocupación de la lancha fue el pasado jueves en horas de la mañana.

"Queremos hablar ante los medios y dar a conocer de esta problemática, que está afectando a muchas especies marinas, no se había hecho porque primero se estaban haciendo las investigaciones", dijo Velásquez.

La lancha pertenece a la señora Ángela Rosa Áreas, comerciante de mariscos y originaria de la comunidad de Casares, quien ahora tendrá que pagar una multa de cinco mil dólares, según lo establecido en la Ley 399 de transporte acuático.

Lea además: El fabricante de bombas artesanales en Chinandega

"Las bombas están prohibidas para pescar, hasta el momento es el primer caso que tenemos registrado en lo que va del año, pero sí se tiene conocimiento de que hay otros pescadores que no están acatando las órdenes y violentan la Ley", explicó el jefe de corbeta.

La lancha y las bombas se encuentran en el puesto de la naval de Casares.

Rudi López, esposo de la propietaria, añadió que tienen más de 20 años de trabajar en la lancha como vendedores de pescado y como pescadores, pero que no tiene conocimiento de cómo llegaron esas bombas a su lancha.

"Aquí todos nos conocemos y todos saben que soy pescador y buzo, no tengo necesidad de pescar con bombas, sé que están prohibidas y que matan la larva de todas las especies marinas y además atenta contra la vida humana. Lo que se quiere es que investiguen bien y nos regresen la lancha porque es nuestra fuente de trabajo", expresó López.

El jefe de corbeta Velásquez también dio a conocer que una bomba que explota debajo del agua cubre unos 300 metros a la redonda, dañando a  cualquier especie marina. Además explicó que los pescadores utilizan este método debido a que la cantidad de pescado extraído del mar es mucho más grande y permite mayores ganancias.