•  |
  •  |
  • END

El ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, confesó este martes que unos 250 millones de dólares que está invirtiendo la empresa Albanisa en plantas de generación eléctrica, serán pagados por los usuarios del servicio eléctrico del país.

“(Esa inversión) se tiene que recuperar vía la venta de energía eléctrica que las plantas le hacen a las distribuidoras (Disnorte y Dissur) y que las distribuidoras nos hacen a todos nosotros”, reveló el ministro. ¿Eso significa que la inversión se pagará vía tarifa?, preguntó END. “Claro”, respondió el ministro, quien con tono irónico dijo: “Si no que las pague EL NUEVO DIARIO”.

Eso deja al descubierto que la inversión de las plantas de generación eléctricas que Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa) está instalando sin licitación alguna, a pesar de que así lo establece la Ley de Contrataciones del Estado (Ley 323), representan una deuda para los 695 mil clientes de Unión Fenosa, según reveló Rappaccioli, al salir de una reunión con los diputados de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional.

Ésta es la primera vez que un funcionario confiesa que los electrógenos de Albanisa representan una deuda pública, pues antes el presidente de la estatal Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), Ernesto Martínez Tiffer, había dicho que él sólo cumplía orientaciones del presidente Daniel Ortega de instalar esas máquinas, “y no andamos preguntando si son regaladas, prestadas o alquiladas. Eso pregúntenselo a ellos”, expresó a mediados del año pasado.

“Los hermanos venezolanos no nos andan preguntando cómo las vamos a pagar, no nos ponen todas las trabas y condiciones que ponen los organismos o algunos cooperantes, porque de lo contrario estaríamos con apagones de 12 horas en Nicaragua o más, más, más”, expuso Ortega a mediados de mayo de 2008, cuando confesó que en Nicaragua se maneja un presupuesto paralelo, uno proveniente del Presupuesto General de la República y otro de fondos venezolanos, el cual maneja a su discrecionalidad.

Van 160 y faltan 140 megas

En este gobierno se han instalado hasta la fecha 160 megavatios, de los cuales 60 se producen a base de diesel y están ubicados en los planteles Los Brasiles y Las Brisas, cuyas máquinas fueron bautizadas como “Plantas Hugo Chávez”.

Los otros 100 megavatios están distribuidos de la siguiente manera: 20 megavatios en el emplazamiento de Tipitapa, en el lugar conocido Plantas Che Guevara Uno; 60 megavatios en Masaya en el plantel Che Guevara Dos, Cuatro y Cinco; y 20 megavatios en Managua, que son las plantas Che Guevara Tres.

El titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM) declaró recientemente que en Nicaragua existen reservas de hasta 150 megavatios que pueden cubrir cualquier salida de operaciones de alguna planta generadora “gracias a la ayuda de Venezuela”, pero el funcionario no explicó por qué se instalarán 140 megavatios más de energía en los próximos meses, y sólo se dedicó a subrayar que ya no habrá apagones por falta de generación.

Más energía que depende de petróleo

Rappaccioli ha insistido en que es necesario que la matriz de generación eléctrica del país reduzca su dependencia de los derivados del petróleo, pero contradictoriamente anunció para julio próximo la instalación de otras máquinas a base de búnker para producir 80 megavatios, cuyos electrógenos son también propiedad de Albanisa y serán instalados en Nagarote y León.

Pero, además, anunció que en septiembre de este año también Albanisa instalará otros 47 megavatios cerca de Puerto Sandino, en Nagarote. “La inversión total anda por los 250 millones de dólares”, refirió Rappaccioli, quien agregó que “en total, a base de fuel oil (búnker) en dos años y medios la capacidad de generación en el país se está aumentando en 300 megavatios. Más de 100 megavatios por año (en este gobierno)”.

“Decir que a través de la tarifa vamos a pagar las plantas de energía me parece una herejía… aquí siempre se nos han dicho que el gobierno de Venezuela se nos ha dado de manera fraterna, sin andar diciendo cuándo vale ni cuánto tendrá que pagar… el ministro tendrá que explicar”, declaró Freddy Torres, Vicepresidente de la Comisión Económica de la Asamblea, quien se comprometió a exigir al ministro una aclaración al respecto.

Las declaraciones las dieron Rappaccioli y Torres al salir de una reunión que sostuvieron con otros diputados para discutir las reformas a la Ley de Estabilidad Energética (Ley 554) y la Ley de Industria Eléctrica (Ley 272), en donde se pretende crear una ley que permita legalizar algunos ajustes establecidos en el Protocolo de Entendimiento entre el gobierno y Unión Fenosa, el cual ya fue ratificado por la Asamblea Nacional.

Albanisa tiene todo calculado

El viernes pasado, Ortega, junto al presidente y vicepresidente de Albanisa, Asdrúbal Chávez y Francisco López, respectivamente, inauguró el plantel “Benjamín Zeledón” en Puerto Corinto, en donde existen dos tanques para almacenar 100 mil barriles de búnker cada uno, además de otro tanque que está ubicado a pocos metros de esa emplazamiento, el cual tiene capacidad para guardar 30 mil barriles de ese mismo combustible.

Según declaraciones de los mismos funcionarios, eso permitirá que haya suficiente reserva de búnker y asegurar que no haya “apagones” por falta de ese combustible que es utilizado para generar energía eléctrica.

Pero adicionalmente a eso, según López, quien también es tesorero del FSLN, Albanisa pretende importar el 97 por ciento del petróleo y sus derivados que ingresan al país, de un total de importaciones de 10 millones de barriles de hidrocarburos que importa Nicaragua.

“La sumatoria en 2007 y en 2008, logramos importar siete millones de barriles. Y sólo para 2009, la progresión, el crecimiento, nos va a llevar a unas importaciones por el orden de los 9.7 millones de barriles”, dijo López a un canal televisivo.