Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LA HABANA / AFP

El líder cubano, Fidel Castro, afirmó el martes que dos altos dirigentes afectados en la reestructuración del gobierno fueron destituidos por “ambiciones” y por jugar “un papel indigno”, en implícita referencia a Carlos Lage y a Felipe Pérez Roque, aunque sin mencionar los nombres.

“La miel del poder por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno. El enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos”, escribió Castro en un artículo, al referirse a los dos “más mencionados” por la prensa internacional.

Los medios destacaron las sustituciones del vicepresidente Carlos Lage como jefe del gabinete y del canciller Felipe Pérez Roque, en la profunda reestructuración adoptada el lunes por el presidente Raúl Castro, para la cual Fidel dijo haber sido consultado.

“Ninguno de los dos mencionados por los cables como más afectados, pronunció una palabra para expresar inconformidad alguna.

No era en absoluto ausencia de valor personal. La razón era otra”, dijo Castro, que convalece desde hace dos años y medio de una enfermedad.

El líder comunista, de 82 años, calificó la reestructuración de “cambios sanos”, y negó que se trate de “la sustitución de los ‘hombres de Fidel’ por los ‘hombres de Raúl’”.

Fueron escogidos por otros

“La mayoría de los que fueron reemplazados nunca los propuse yo. Casi sin excepción llegaron a sus cargos propuestos por otros compañeros de la dirección del Partido o del Estado. No me dediqué nunca a ese oficio. Jamás subestimé la inteligencia humana ni la vanidad de los hombres”, recalcó.

Según Castro, los nombramientos de los nuevos ministros fueron consultados con él, a pesar de que el nuevo gobierno no estaba obligado a hacerlo porque --subrayó-- renunció “hace rato a las prerrogativas del poder”.

“No se ha cometido injusticia alguna con determinados cuadros” sustituidos, insistió el ex presidente cubano.

En la remoción más abarcadora en medio siglo de revolución, Raúl Castro cambió 12 altos cargos y fusionó ministerios, y el sector más reestructurado fue el económico, donde la mayoría de colaboradores directos de Lage fueron sustituidos.

Los caídos

Lage, médico de 57 años, artífice de la política económica de Fidel Castro y quien conserva su cargo de vicepresidente del Consejo de Estado (Ejecutivo), será reemplazado por el general José Ricardo Guerra, ex secretario de Raúl cuando éste era ministro de las Fuerzas Armadas.

Por su parte, Pérez Roque, ingeniero eléctrico de 44 años, y quien fue formado en el equipo más cercano de Fidel, será sustituido por el hasta ahora vicecanciller Bruno Rodríguez, ex embajador ante la ONU y antiguo rector de la política hacia América Latina.