Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

Alrededor de 400 mil indocumentados centroamericanos son expulsados de Estados Unidos a México. Sin embargo, su calvario no termina allí. Estos compatriotas son asaltados, las mujeres violadas y un buen número son raptados por el narcotráfico a fin de extorsionar a sus familiares, denunció Katharine Andrade-Eekhoff, catedrática de la Universidad Centroamericana de El Salvador.

Además, alertó sobre el incremento de féminas que emigran en busca de mejores condiciones de vida para sus hijos. A inicios de los noventa, apenas el cinco por ciento de los indocumentados que abordaban el tren de la muerte eran mujeres, pero esta cifra subió hasta el 20 por ciento, dijo Andrade-Eekhoff.

La catedrática expresó que los emigrantes que transitan por México son los más vulnerables, ya que están expuestos a todo tipo de violaciones a sus derechos humanos.

“Es seguro que serán asaltados al menos una vez, las mujeres son abusadas sexualmente en el camino, y ahora el narcotráfico en México se ha aprovechado de esta red de indocumentados, para secuestrarlos y extorsionar a sus familiares”, afirmó la académica de la UCA.

Familiares temen y callan

Comentó que se les hace más rentable secuestrar a 40 ó 50 centroamericanos, a los que se les chantajea, pidiendo 500 dólares a sus familiares para liberarlos. Indicó que ya no se les hace fácil a los narcos secuestrar a un empresario y pedir 50 mil dólares.

Andrade-Eekhoff señaló que a nadie le importa el emigrante, y sus familiares tienen temor de involucrar a las autoridades, pues no prestan atención, e incluso forman parte de esta red.

“Hay una crisis humanitaria en términos de este tipo de flujo y migración hacia el norte. Son 400 mil indocumentados que transitan por México anualmente, pero este fenómeno de secuestro lleva alrededor de año y medio”, denunció la experta en temas migratorios.

Calificó estos hechos como “casos de horror”, y esto provoca que aumente el peligro en el camino. Andrade-Eekhoff dijo que se han construido diez casas de inmigrantes en México, con el propósito de elaborar una base de datos sociodemográficos y conocer la violación a sus derechos humanos que han sufrido.

Además, dijo que aumentó el número de jóvenes, pues las edades del indocumentado oscilan entre los 15 y los 40 años, la población activamente económica de los países centroamericanos.

La falta de oportunidades en los países centroamericanos sigue siendo la causa de que a diario miles de personas se expongan a múltiples violaciones, e incluso pierdan la vida, en busca de mejores ofertas laborales.