•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El comandante Ramón Landeros, jefe de la Dirección General de Bomberos (DGB), indicó ayer que en los últimos tres meses, se están atendiendo entre ocho a diez llamadas por fugas de gas a nivel nacional de forma diaria, de las cuales unas resultan ser ciertas y otras son por temor infundado.

En meses anteriores en el puesto de mando unificado se recibían en promedio unas 12 llamadas de este tipo de emergencia, indicó el comandante Enrique Chavarría, jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua (BCBM), quien consideró esto como exitoso ante las distintas campañas que se han venido desarrollado en el país.

Según Chavarría las fugas de gas ocurren cuando falla la válvula, una manguera está en mal estado, o por desperfectos en los cilindro de metal, esta última representa el 85% de las atenciones y se da mayormente se da en los recipientes de 25 libras, porque hay una manipulación de ellos cuando se les tira del camión y al hacerlo algunos se golpean.

Lea: Cómo evitar una fuga de gas

Asimismo, Chavarría aseguró que las mayores incidencias se dan en los hogares y no en otros sitios como los restaurantes, ya que son instalados por especialistas “entonces hay un poco más de control”.

Chavarría también considera que no hay controles en los mercados, porque en los sectores de las comiderías hay cuatro o cinco fogones seguidos “si un vecino cambia el cilindro se corre el peligro de que suceda un evento y el tanque al verse expuesto al calor de los otros fogones podría encenderse una llama”.

El bombero añadió que se trabaja y capacitando a los comerciantes para cambiar ese sistema. “El tanque de gas cuando coge fuego es una llamarada permanente que lo que hay que hacer es apagarla con CO2 (Dióxido de carbono) y se le echa al tronquinto donde está saliendo el fuego para apagarlo”, explicó el comandante Chavarría.

Por otra lado, si se considera que la llama podría propagar un incendio hay que poner un trapo húmedo “únicamente en un caso extremo”.

“Si el tanque está echando fuego nunca lo debe tirar a la calle porque es como si se tirase un cachiflín y podría salir sin dirección al ser colocado horizontalmente. Hay que ponerlo hacia arriba siempre y tampoco se le debe echar agua”, finalizó Chavarría.

“El gas no es peligroso”

Landeros quien se refirió al tema en la presentación de la guía de prevención sobre el consumo seguro del gas licuado organizado  por la empresa Zeta Gas, aseguró que “el gas no es peligroso. Lo peligroso es que lo manipulemos de manera incorrecta, que utilicemos artefactos incorrectos o inadecuados”.

“Si el tanque está echando fuego nunca lo debe tirar a la calle porque es como si se tirase un cachiflín". Enrique Chavarría, jefe del BCBM.

El jefe de la DGB, también dijo que hay dos elementos importantes para garantizar la seguridad de mi familia. 

“Uno es no recibir cilindros en mal estado y dos instalarlo de manera correcta con un regulador en buen estado en mi cocina. Debemos dar mantenimiento a las cocinas porque nos fijamos en el cilindro, pero no en la cocina”.

Te interesa: Explosión en tramo de comida del mercado Roberto Humbes

Landeros precisó que los cilindros solo explotan de dos maneras: por fuerte temperatura a la que se le someta y por impacto fuertes en un lugar contundente. Es la única manera en que los cilindros explotan. 

Cultura de prevención

PLANES• El director del Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred), Guillermo González, agregó que se va a educar a la población con el apoyo del cuerpo unificado de bomberos, “vamos a seguir insistiendo en las capacitaciones en barrios, comarcas para llevar este mensaje a todas las familias, vamos a seguirnos reuniendo con todos los que trabajan en comedores y restaurantes, hasta que convirtamos esto en una cultura de prevención”.

En ese sentido, González resaltó la alianza con las empresas distribuidoras de gas “estamos trabajando en conjunto para llevar estos mensajes a todo el sistema educativo para que todos nos vayamos compenetrando de cómo manejar estos aspectos y evitar los accidentes”.