•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diana Hernández, una adolescente de 15 años que a los 5 meses fue diagnosticada con parálisis cerebral infantil (PCI), asiste dos veces por semana a los talleres de teatro en el Centro Integral Corazón Contento, de Granada. Mireya Leal, su madre, comenta que “ha avanzado bastante y tiene mayor confianza” desde que se integró al centro donde realiza varias terapias.

Junto con 13 jóvenes con discapacidad integra el proyecto ContentArte. En este, jóvenes con y sin discapacidad realizan obras teatrales para presentarlas en el centro. “Su salud mejora cuando su esfuerzo se ve reconocido”, explica Patricia Fernández, psicóloga y directora del centro.

“No le pongo limitaciones a mi hija, ella es muy desenvuelta y creativa, y además logra lo que se propone”, agregó Mireya Leal, madre de Diana.

ContentArte es un proyecto que inició hace unos seis meses con el objetivo de que jóvenes con y sin discapacidad fomenten su desarrollo a través de la expresión artística y sobre todo para impulsar su integración en grupo. “La combinación de arte y discapacidad sí es posible”, agregó Fernández. Dos niños actores con síndrome de down protagonizan una de las escenas de la obra

Lea: Diseñan aplicación para discapacitados

Bailar, pintar, colorear, realizar obras teatrales, entre otras actividades son herramientas de comunicación que favorecen la integración en los grupos sociales y les permite desarrollar la imaginación y la creatividad. Al mismo tiempo potencia la autonomía en ellos. “El arte no solo divierte a los niños, sino que también les brinda grandes beneficios”, dice la especialista.

El arte

Según Fernández, el arte se considero como un gran instrumento terapéutico que no solo trabaja las áreas físicas, sino que también el área emocional de los niños y jóvenes con discapacidad. Según la psicóloga, así los niños superan diferentes obstáculos, “con ellos se trabaja las áreas que se les dificulta, y que con el tiempo se logra superarlas”.

El arte-terapia es un mecanismo en el cual se trabaja los problemas emocionales de las personas por medio de diferentes técnicas, en ContentArte se trabaja con cuatro técnicas: teatro, música, danza y pintura.

Las clases de teatro, danza y música proporcionan a los niños con discapacidad el control de su conducta, además que les brinda diversión y aporta a su desarrollo, según la psicóloga del centro.

El teatro ayuda a la persona a involucrarse en otro papel y trabaja la memorización y la seguridad. La danza facilita moderar el control y el ritmo; y la música les brinda mayor control, por ejemplo niños con autismo reducen el estrés y mejoran las habilidades socioemocionales.

En el proyecto ContentArte se trabaja “con niños y adolescentes que presentan algún tipo de discapacidad entre ellos síndrome de Down, autismo, parálisis cerebral”, manifestó Fernández.

El profesor de música y danza, Gian Carlos Maltez, asegura que los jóvenes “se concentran y se relajan” al momento de realizar algunos ejercicios de arte-terapia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la discapacidad afecta a un 15% de la población mundial. 

Nicaragua cada 25 de agosto celebra el Día Nacional de las Personas con Discapacidad, en donde se promueven los derechos de las personas.

Corazón contento

Este centro abrió sus puertas hace unos 10 años con el objetivo de promover e impulsar la integración social de los niños y adolescentes con discapacidad, para mejorar la calidad de vida de las personas con necesidades educativas especiales.

Entre los talleres que ofrece este centro se encuentra la estimulación temprana que va dirigida a niños de 0-10 años, que por sus condiciones biológicas o psicosociales presentan trastorno en su desarrollo social, para ello se incluye la participación de la familia, “ellos reciben herramientas necesarias para potenciar su capacidad de desarrollo y autonomía personal, con ellos trabajan especialistas en fisioterapia y  psicología”, expresó Fernández.

Otro taller que ofrece este centro es terapia ocupacional, este va dirigido a jóvenes y adultos que se encuentran en condiciones limitadas, ya sea por discapacidad física o intelectual, en el cual las personas realizan diferentes tareas como la elaboración de productos que se puedan comercializar y así mejorar su calidad de vida e independencia.

Y por último se encuentra la escuela familiar, esta incorpora a los padres de familia o personas cercanas a ellos para que conozcan la situación de su hijo y que los apoyen de la mejor manera, respetando sus derechos y promoviendo el respeto.

Según Fernández en el centro integral Corazón Contento se atiende aproximadamente a unas 220 personas con discapacidad en los diferentes talleres, “es un medio de rehabilitación en donde proveemos herramientas y ejercicio para mejorar la calidad de vida de las personas”, aseguró Patricia Fernández, psicóloga y directora del centro.

El grupo teatral de ContentArte presentará este 10 de febrero la obra teatral “El Principito Sin Barreras”, una adaptación de la obra de Antoine de Saint-Exupéry, este como resultado final del proyecto. La obra presenta 10 escenas actorales combinadas con coreografías de danza contemporánea, donde los jóvenes de acuerdo a sus capacidades realizan acciones en la puesta en escena, el evento será a las 6:00 p.m., en el Auditorio Central, Casa de los Tres Mundos, Granada.