•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado fin de semana una niña de cinco años, originaria del departamento de Chinandega,  se convirtió en la primera víctima mortal de dengue en las primeras semanas del año, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

La niña presentó fiebre el lunes pasado y tres días después fue trasladada a una clínica médica con fiebre y dolor abdominal, donde fue diagnosticada con sospecha de dengue con signos de alarma.

La menor falleció el sábado en la madrugada luego de presentar dificultad respiratoria y vómitos con sangre.

En enero del año pasado se reportó la muerte de un menor de 13 años originario del municipio de Potosí, departamento de Rivas.

El caso del menor fue similar. “Inició fiebre el día 8 (de enero). Fue ingresado al Hospital Departamental Gaspar García Laviana el día 13. Ayer ingresó a Cuidados Intensivos, deterioró y se declaró fallecido a las 9:15 de la mañana (13 de enero)”, informó en aquel momento la vicepresidenta Rosario Murillo.

Casos Disminuyen

La semana pasada, la vicepresidenta Rosario Murillo, en su acostumbrada lectura del informe epidemiológico de los lunes, dijo que hasta ese momento se contabilizaban 266 casos de esta enfermedad, lo que significa una disminución ante los 790 casos para la misma fecha.

Por su parte, el epidemiólogo Leonel Argüello Yrigoyen, señaló que la disminución se debe a que en el invierno es cuando el vector se reproduce con mayor facilidad.

“La enfermedad es normal que baje en esta temporada (verano) por una sencilla razón. Los mosquitos viven mes y medio. Por ejemplo, ahorita está lleno de mosquitos Managua, pero porque han caído unas leves lluvias y todos los recipientes en los que se puede recolectar agua están llenos de huevos y a los tres días salen los adultos”, expresó Argüello.

Según el epidemiólogo, los casos más comunes en el país son el clásico, hemorrágico, como el caso de la niña, y por último el síndrome de choque por dengue, en el que “la presión se te baja a cero, no te llega suficiente sangre, por lo tanto no llega oxígeno al cerebro y el paciente fallece”.

“Lo que hay que hacer en este momento, cuando hay menos zancudos, es mantener una lucha permanente y fuerte hasta que comience el invierno”, comentó el epidemiólogo.