•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para este año la Corte Suprema de Justicia tiene contemplado dar continuidad al proceso de modernización y acceso a la justicia en Nicaragua.

Durante la presentación del plan de trabajo del año 2017  que este poder del estado realizó la semana pasada, Marvin Aguilar, vicepresidente de la CSJ, señaló que parte de esta modernización involucra entre otros aspectos priorizar la implementación del sistema oral en los juicios civiles y apoyarse en las nuevas tecnologías.

“En 2002 se introdujo en Nicaragua el sistema oral, un sistema que era novedoso en nuestro país y que muchos no sabíamos como era una audiencia oral, porque no teníamos la costumbre de la oralidad, era solamente el sistema escrito o el sistema inquisitivo y fue una  gran revolución lo que provoca la oralidad en el sistema penal, muchos apostaban a que no funcionaría, y hoy el sistema oral penal de Nicaragua es referencia a nivel mundial”, expresó

Aguilar durante su intervención.  De acuerdo al magistrado, en la actualidad el sistema de oralidad se implementa en las causas penales, en los tribunales de familia y en los juicios laborales, pero una vez entre en vigencia el nuevo Código Procesal Civil, la oralidad también comenzará en los juicios que se tramiten en los tribunales que atienden juicios civiles.

“Lógicamente que la reforma procesal civil va a requerir de otro esfuerzo grande como es  actualizar el Código Civil para que tengamos dos instrumentos civiles modernizados para funcionar”, destacó Aguilar.  

LIBERAR MÁS EXPEDIENTES

Por su parte Gerardo Rodríguez, presidente del Tribunalde Apelaciones de Managua (TAM), destacó que al menos en la circunscripción de Managua se ha logrado reducir la mora judicial de expedientes, pero que en materia de juicios civiles aún están pendientes  de procesar más 5,000 expedientes escritos, por lo que la CSJ ha nombrado a dos jueces ad hoc para irlos procesando.

"Se decidió nombrar a dos jueces ad hoc solamente para procesar estos expedientes, es el mismo sistema que se hizo con Familia y con Laboral", dijo Rodríguez, quien a renglón seguido agregó que el objetivo con esta medida es concentrarse a fondo en la puesta en marcha del sistema oral, una vez el nuevo Código Procesal Civil entre en vigencia en abril próximo.

MAYOR USO DE TIC

Otro aspecto señalado por ambos representantes está referido al hecho que la CSJ a futuro pretende apoyarse cada vez más en la tecnología para la administración de justicia.

“Este año se van a colocar escáneres en las oficinas de recepción de documentos para que una vez que se presente una demanda y se notifique electrónicamente, se pueda también compartir la documentación que sustenta esa demanda. Vamos a ver si es posible este año también iniciar el proceso de digitalización de los expedientes”, dijo Rodríguez.

Por su parte, el magistrado Aguilar destacó que cada uno de estos elementos busca a futuro lograr no solo la disminución del uso de papel, sino también sentar las bases para que a futuro en el país se pueda desarrollar la justicia electrónica. En adición a esto, el vicepresidente de la CSJ abogó porque en el seno de este poder del estado se implementen de mejor manera las relaciones humanas e interpersonales.

"Hay que trabajar en la parte de las relaciones humanas, y quienes están de subsidio hay que visitarlos, ver qué problemas tienen, que el jefe al menos le pregunte qué te pasaba y no que esté preguntando ¿cuando termina tu subsidio?", dijo Aguilar.

Según información brindada por Berman Martínez, secretario general administrativo de la CSJ, este año esta dependencia enfrenta un déficit de C$506 millones, ya que las necesidades financieras son mayores que lo recibido en el presupuesto 2017, el cual está fijado en C$3,200 millones.

La cifra asignada representa aproximadamente un 13% menos de lo que este poder del Estado había solicitado, que son C$3,706 millones.