•   Diriamba, Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Familiares, amigos y compañeros del reconocido baile del Torohuaco dieron el último adiós a uno de sus integrantes, Luis Guadamuz, quien falleció la noche de ayer domingo en un trágico accidente.

Los cohetes sonaron, el pito y el tambor anunciaron tristemente que un soldado parte a bailar al cielo. Por más de diez años Guadamuz bailó acompañando año con año al santo patrono de los diriambinos, San Sebastián. El finado también perteneció al coro de la basílica menor de San Sebastián.

María Baltodano, madre del joven, lloraba desconsolada al igual que todos los acompañantes, quienes susurraban que Guadamuz deja en orfandad a una menor de edad.

El trágico hecho ocurrió en Juigalpa. Una de las llantas de la camioneta donde él occiso viajaba se dañó. Guadamuz procedió a repararla, acomodándose debajo de la camioneta, pero jamás se imaginó que el pesado vehículo se iría de retroceso pasando por encima de su humanidad.