•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Nuevo Diario no ha logrado obtener la versión de Ernesto Cardenal sobre la sentencia judicial que lo manda a indemnizar con más de C$17 millones a Nubia Arcia, quien lo demandó hace 19 años por incumplimiento de contrato.

Quien ha respondido por Cardenal ha sido Luz Marina Acosta, asistente personal del sacerdote y poeta, quien confirmó que este lunes su abogado presentó un recurso de nulidad, porque “fue mal realizado el proceso de notificación”.

Luego dijo que en “estos próximos días vamos a ver qué pasa, lo que teníamos que hacer judicialmente ya lo hicimos; ahora apelamos a la solidaridad nacional, internacional, de poetas y amigos de Cardenal”.

Relacionada: Juicio a Cardenal inició por contrato incumplido

Acosta expresó: “El acuerdo de salida que yo le propongo a doña Nubia Arcia es que ponga los pies sobre la tierra. ¿Cómo es posible que ella vaya a agarrar C$17.2 millones, si además la propiedad la tiene en sus manos?”. El Nuevo Diario trató de hablar con Arcia, pero en ningún momento estuvo disponible, conforme las explicaciones de familiares.

Según el edicto judicial publicado el pasado viernes en el diario oficial La Gaceta, la indemnización exigida a Cardenal es resultado de un juicio emprendido por Arcia contra la Asociación para el Desarrollo de Solentiname, cuyo representante legal y fundador es Cardenal.

Galería: Estampas de Solentiname
 
Rojas: Se negaron a recibir notificación

 El abogado Yader Rojas Reyes, del bufete Rojas & Ramírez, quien representa a Nubia Arcia Mayorga, dijo a El Nuevo Diario, que es legal el acto de notificación de la sentencia que condena a Cardenal a pagar C$17.2 millones. Rojas asegura que la sentencia condenatoria contra el religioso no pudo ser notificada en el lugar señalado por la defensa “porque  se negaron a recibirla”. “La sentencia se publicó en La Gaceta porque cuando llegó el notificador no quisieron aceptar la notificación y en nuestro sistema legal hay un artículo donde se establece que si las partes no reciben los autos o resoluciones (judiciales), se notifica en la tabla de avisos”, explicó.

La tabla de avisos es una mural que está en los pasillos judiciales y en ellas los jueces mandan a poner sus sentencias o resoluciones, de aquellos casos en que los notificadores reportan que se negaron a recibirla o bien las partes no señalaron lugar exacto para ser notificados.

Según los abogados de Arcia Mayorga, el sacerdote Cardenal “hace caso omiso de las notificaciones que le mandan los jueces”.

Yader Rojas explicó que el elevado montó de la demanda contra Cardenal es porque allí van incluidas las indemnizaciones por daños y perjuicios, lucro cesante, lucro emergente, pérdidas de activos y daños a la propiedad.

La batalla legal inició cuando la demandante Nubia Arcia fue expulsada de la administración del hotel Macarrón, en el archipiélago de Solentiname, en el año 2004, asegura su abogado.
 
Ojeda quiere anular lo publicado en La Gaceta

El abogado Boanerges Ojeda, defensor del sacerdote Ernesto Cardenal, presentó el incidente de nulidad absoluta contra la notificación de la sentencia hecha por el notificador Oscar Delgado Canales el 15 de agosto del 2016, por el fallo que emitió el juez un mes antes y fue publicado el viernes pasado en La Gaceta.

Ojeda  señala que el notificador Delgado no llevó el documento legal al lugar señalado por la defensa de Cardenal, es decir, sus oficinas en la Casa de los Tres Mundos en Granada.

El escrito del abogado, dirigido al Juzgado Tercero Distrito de lo Civil de la capital, alega que el supuesto proceder irregular del oficial judicial deja nula la notificación. A criterio del abogado del sacerdote, el supuesto acto irregular del notificador  también acarrea la nulidad de la publicación de la sentencia en el diario Oficial La Gaceta. Ojeda dijo a El Nuevo Diario que la notificación fue llevada por Delgado a las oficinas de la  Asociación para el Desarrollo de Solentiname (ADES) y no a la Casa de los Tres Mundos.

El Código de Procedimiento Civil de Nicaragua indica en su Artículo 110 que “todas las providencias, autos y sentencias, se notificarán en el mismo día de su fecha o publicación, y no siendo posible, en el siguiente, a todos los que sean parte en el juicio”. Mientras que el Artículo 112 indica que “para la validez de la notificación no se requiere el consentimiento del notificado”.

Asimismo, el Artículo 118 expresa: “cuando sea conocido el domicilio del que deba ser notificado, si a la primera diligencia en su busca no fue hallado en su habitación, se le hará la notificación por cédula en el mismo acto sin necesidad de mandato judicial”.