•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Implementar normativas de construcción que incluyan criterios de adaptación y resistencia al cambio climático, en los tramos viales del istmo, es una de las propuestas reunidas por especialistas de la región en el Manual de Consideraciones Técnicas Hidrológicas e Hidráulicas para la Infraestructura Vial en Centroamérica, el cual fue presentado ayer en Nicaragua.

“Esta propuesta fue revisada minuciosamente. Todos los valores que  integran este documento fueron consensuados por los países y determinados como aceptables derivados de las condiciones propias de cada país”, refirió César Castillo, jefe del departamento de infraestructura y transporte del Sistema de Integración Económica de Centroamérica (Sieca),

El Sieca, en conjunto con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y representantes de los ministerios de Transporte del istmo, fueron los responsables de impulsar la promulgación del documento, el cual fue aprobado en junio del 2016.

RECOMENDACIONES

Entre las sugerencias técnicas que el manual indica, está la edificación de puentes a una altura mayor con el objetivo de evitar que en caso de crecidas de ríos estos colapsen y la comunicación vial se vea interrumpida, pero también la realización de estructuras de protección, como taludes de retención de muros  y pendientes.

“Se ha dado muy poca importancia a los elementos hidráulicos e hidrológicos a la hora de las construcciones, generalmente se diseñan bajo un concepto estructural para que resistan las cargas, pero cuando hay un desastre lo que sucede es que se van los accesos a los puentes, se vienen los taludes de las carreteras, o sea, las obras si resisten pero todo el  entorno de ellos no, y eso es lo que ve la hidráulica y la hidrología, un contexto mucho más amplio para que los diseños lleven obras de protección”, explicó Castillo.

Pablo Fernando Martínez, titular del Ministerio de Transporte e Infraestructura, destacó la importancia de este tipo de esfuerzos debido a que permiten modernizar los conocimientos en construcción de vías en la región de cara al cambio climático.