Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

Los comerciantes del Mercado Oriental demandaron ayer a la Alcaldía de Managua y a la Policía Nacional desalojar las máquinas traga monedas que operan en diversos puntos de ese centro de comercio, porque las vivanderas ya no aguantan ver cómo sus hijos se están enviciando.

Las demandas fueron recibidas por la vicealcaldesa Daysi Torres, por el director de Commema, Alcides Altamirano, y por la gerente de ese mercado, Huguette
Vega, quienes ayer recorrieron el mercado más grande que existe en América Latina para comprobar “in situ” las denuncias de los comerciantes, ya que a la hora que visitó el lugar, una gran cantidad de niños estaban jugando en las máquinas.

Torres conoció el caso de un niño que fue a vender su mochila (donde llevaba sus cuadernos a la escuela) para jugar en las máquinas, las que según los comerciantes están afectando a los niños, ya que muchos hasta se levantan en la madrugada para sacarle el dinero a sus progenitoras para ir a las tragamonedas.

La vieja dirigente, Dolores del Socorro Sandino, fue una de las vivanderas que se le acercó a la vicealcaldesa a pedirle que quiten las máquinas tragamonedas del Oriental, y que se proceda a cerrar los bares cerveceros y cantinas que operan en diversos puntos de ese mercado.

“Vamos a hablar con los compañeros para que se dediquen a otro tipo de negocios, porque tampoco les podemos quitar las licencias de un solo tajo”, dijo la vicealcaldesa al ser abordada por los periodistas.

Jornada de limpieza

Por otra parte, informó sobre la jornada de limpieza que hoy arranca en los ocho mercados de la capital, y sobre de la fumigación, en la que estarán involucrados ALMA, Minsa, Commema, y las asociaciones de todos los mercados.

Torres aseguró a END que la actual administración de la comuna le entrará de lleno a la reorganización de El Oriental, algo que ninguna de las administraciones pasadas realizó.

Durante una asamblea que Torres sostuvo con las asociaciones, dijo que la reorganización de El Oriental no quiere decir “que vamos a correr a los comerciantes”, sino a reorganizarlos, y así evitar incendios, disponer de vías de acceso y de una mejor protección tanto de los vendedores como de los compradores.

En el recorrido, la vicealcaldesa comprobó algunas irregularidades cometidas por Unión Fenosa, al dejar mal conectados unos medidores, los que constantemente --en el área de la venta de ropas-- están echando chispas y podrían ocasionar otro incendio en el populoso Oriental.

Sobre el caso de las mujeres en el Callejón de la Muerte, la vicealcaldesa dijo que la comuna va a trabajar en ese asunto, “para ver qué alternativas les podemos buscar, ya que ahí hay mujeres mayores de 60 años, que han sido víctimas de los gobiernos que han pasado por este país”.