•  |
  •  |
  • AFP

Nicaragua presentó hoy ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya una "excelente" defensa de sus derechos soberanos sobre el río San Juan en el diferendo de navegación que enfrenta con Costa Rica, declaró el canciller nicaragüense Samuel Santos. "El grupo de abogados de Nicaragua, encabezado por el doctor Carlos José Argüello" hizo "una presentación verdaderamente excelente" ante los magistrados de la Corte, afirmó Santos desde La Haya vía telefónica a Canal 12.

Esta reclamación permitiría regular la navegación de los barcos de Costa Rica sobre esas aguas fronterizas, expuso el diario en línea aldia.cr. En su primera intervención ante los jueces en este caso, el agente de Nicaragua ante la Haya, Carlos José Argüello, expuso que su país cuenta con la soberanía sobre el río, lo que significa tener “sumo imperio o dominio” sobre esas aguas, asumió.

Los derechos de navegación de Costa Rica sobre el río, establecidos en el tratado Cañas-Jérez, firmado por ambos países en 1858 y reafirmado en el Laudo Cleveland en 1888, están “limitados por ciertas condiciones” que deben venir dadas por la regulación nicaragüense, añadió un profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Oxford, Ian Brownlie, en favor de Nicaragua. El citado tratado establece la soberanía de Nicaragua sobre el río pero reconoce a Costa Rica “derechos perpetuos de navegación con objetos de comercio”, lo cual ambos países interpretan de forma diferente.

Costa Rica, basándose en la traducción al inglés de ese acuerdo, mantiene que “objetos de comercio” implica propósitos o fines de comercio, lo cual fue hoy rebatido por Nicaragua. El profesor de Derecho Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid, Antonio Remiro Bretóns, aclaró que el concepto “objetos de comercio” debe circunscribirse exclusivamente a “artículos, carga o bienes susceptibles de ser comerciados”, lo cual excluye el transporte de personas por el río San Juan, por ejemplo en el sector del turismo. También en nombre de Nicaragua, el profesor Alain Pellet insinuó a los jueces que Costa Rica no busca una interpretación del tratado en disputa, sino su revisión, lo cual, aseguró “no es la función de la Corte”.

Costa Rica interpuso una demanda contra Nicaragua ante la CIJ en el 2005, después de que las autoridades nicaragüenses prohibieran en 1998 a los policías costarricenses navegar armados por el río fronterizo, que es de soberanía nicaragüense, y tras agotar tres años de conversaciones iniciadas en 2002.

Mañana se cierra la primera ronda de audiencias con la intervención nuevamente de Nicaragua, mientras que Costa Rica presentó su posición los pasados lunes y martes. Ambos países expondrán sus conclusiones a finales de la próxima semana, tras lo cual los jueces deliberarán sobre el caso antes de emitir un fallo, que suele durar varios meses.

Consultado en www.aldia.cr